Libertad de prensa

Alcaldía quiere relevar al NYPD y asumir la autoridad para emitir credenciales de prensa

Los legisladores han presionado por un cambio tras reportes de periodistas que habrían sido agredidos por la policía durante la protestas del año pasado. 

El alcalde Bill de Blasio planteó el martes que sea el gobierno de la ciudad y no el NYPD el que tenga la autoridad para emitir las credenciales.

El mandatario reveló el plan tras preocupaciones sobre la interacción de los uniformados con los reporteros durante las protestas del verano pasado a raíz del aseainato de George Floyd. Además, el Concejo Municipal  debate un proyecto de ley para transferir la responsabilidad de la expedición de las credenciales del NYPD al Departamento de Servicios Administrativos de la Ciudad (DCAS).

De Blasio dijo que su Oficina de Medios y Entretenimiento "puede asegurarse de que los periodistas reciban el apoyo que necesitan y que el proceso se desarrolle sin problemas y de forma rápida”.

La credencial emitida por el NYPD garantiza a los reporteros el acceso al lugar de un crimen y a cualquier evento vigilado por la Policía de Nueva York, aunque los reporteros han expresado de forma constante las limitaciones y restricciones impuestos por la Uniformada. 

Los políticos locales comenzaron a pedir un cambio al statu quo después de que los periodistas informaron haber recibido un trato violento por parte de la policía durante las protestas del año pasado.

Los concejales Adrienne Adams (D-Queens) y Keith Powers (D-Manhattan) propusieron poner al DCAS a cargo de los pases de prensa, bajo el argumento de que eso evitaría posibles conflictos de intereses y ayudaría a garantizar que los periodistas puedan ejercer su labor sin limitantes. 

Powers dijo el martes que estaba dispuesto a que la Oficina de Medios y Entretenimiento de la Alcaldía se hiciera cargo del proceso de acreditación.

El Departamento de Policía de Nueva York ha estado evaluando cambios en las reglas destinadas a endurecer la emisión de las credenciales. 

La propuesta de De Blasio probablemente no necesitaría ninguna aprobación externa para concretarse. 

Contáctanos