Pitones al acecho: se desata cacería y pagan por eliminarlas