musica

El Museo de los Grammy presenta una exposición de la fallecida Amy Winehouse

Desde enero y hasta el 13 de abril, los visitantes de Los Ángeles podrán conocer mejor a esta figura imprescindible de la música.

Telemundo

Publicó dos discos y murió de manera trágica a los 27 años pero, a pesar de su breve carrera, Amy Winehouse dejó un huella tan profunda en la historia de la música que el Museo de los Grammy pretende ahora explorar con una exposición dedicada a la artista y a su inconfundible estilo.

"Beyond Black: The Style of Amy Winehouse" es el homenaje con el que los responsables de los Grammy, que se entregarán el domingo, arrancaron una de las semanas más importantes para la industria musical: recordando el impacto que Winehouse dejó en la cultura popular, la moda y los sonidos de esta década.

"Recuerdo una vez que, en un concierto en Brasil, había una chica entre el público subida a hombros que iba vestida exactamente igual que Amy. Entonces ella vino detrás del escenario y me dijo: 'Has visto a esa chica, va vestida mejor que yo, es mejor yo que yo misma'", contó Naomi Parry, estilista de la cantante, durante la inauguración de la exposición en Los Ángeles, California.

Mientras en los alrededores del museo se levantaba la alfombra roja que recibirá a las estrellas de los Grammy de este año, la institución recordó a uno de los talentos más fugaces, pero más apreciados, de la historia reciente, quien a mediados de los años 2000 -el momento cumbre de su carrera- fue la musa de firmas como Chanel, Fendi y Jean-Paul Gaultier.

En 2007, la británica dominó la entrega de premios al llevarse cinco gramófonos dorados, desde mejor nuevo artista hasta mejor canción por "Rehab". Solo se quedó por el camino el del disco del año para "Back to Black", que el tiempo ha puesto en su lugar de honor.

"Ella nunca hablaba sobre lo influyente que era, tampoco era su principal preocupación, antes de subir al escenario siempre quería pasar tiempo con su banda, conversar con todos, y era un gran grupo, pero Amy amaba a su banda", destacó Parry.

La exposición reúne piezas como los Grammy que ganó aquel memorable año 2007, más el vestido de Dolce & Gabbana que llevó esa noche, así como numerosos trajes con los que creó su inconfundible estilo.

También se recogen parte de su colección de discos y artilugios que la cantante atesoraba y seleccionaba con su peculiar sensibilidad, como una radio "vintage" que compró en Inglaterra, donde pasaba la mayor parte el tiempo en el bohemio barrio de Camden, en Londres.

En las paredes también se colgaron letras de canciones escritas de su puño y letra, tanto lanzadas ("Cherry") como inéditas, así como un autorretrato dibujado por Winehouse.

"La gente no se da cuenta de lo inteligente que era, muy rápida, sabía lo que ibas a decir antes de que acabaras la frase", dijo con admiración una de las amigas personales de la artista, Catriona Gourlay, que vivió con ella varios años.

Gourlay mencionó también el lado oscuro de la fama, los fanáticos y el acoso de la prensa, que afectó de forma dramática a Winehouse.

"Llegó un momento en el que ya no podíamos salir por Camden como antes, ni ir a un restaurante. A veces recibía insultos de gente que la reconocía por la calle, con intención de provocarla. Claro que afectó", explicó.

Desde enero y hasta el 13 de abril, los visitantes de Los Ángeles podrán conocer mejor a esta figura imprescindible de la música con esta exposición.

"En el Museo de los Grammy celebramos, además de los logros musicales, la creatividad. Y Amy demostró que la tenía desde las letras, hasta las melodías y sus actuaciones. Su creatividad no estaba presente únicamente en el escenario", destacó a Efe el comisario del Museo de los Grammy, Nicholas Vega.

La semana de los Grammy concluirá con la 62 edición de los premios, en la que Lizzo, Billie Eilish, Lil Nas X, Ariana Grande, Lana del Rey y Rosalía parten entre los favoritos.

Contáctanos