Niños obligados a cambiar sus vidas