Sabrina Seara, el equilibrio de "Pasión Prohibida"