Entierran a Escobar, pero no su recuerdo