Rusia paraliza el combustible a Ucrania

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Rusia anunció que ha suspendido el envío de combustible nuclear a Ucrania y a través de su territorio a países de Europa del Este debido a la situación de crisis. Según datos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Ucrania tiene 4 centrales nucleares situadas en Rovno (noroeste), Jmelnitski y Zaporozhie (sureste), y otra denominada Ucrania del Sur. En su conjunto disponen de 15 reactores con una capacidad para producir 13,835 megavatios. La planta de Rovno tiene 4 reactores nucleares, la de Zaporozhie, 6, la de Ucrania del Sur, 3 y la de Jmelnitski, 2. La construcción de la central de Jmelnitski comenzó en tiempos soviéticos, en 1981, y su primer bloque generador fue puesto en funcionamiento en 1987 y el segundo, en 2004. Ucrania extrae uranio, pero no posee tecnologías de enriquecimiento y recibe de Rusia combustible para sus plantas atómicas, que producen más de la mitad de la electricidad generada por el país. En 2010, Ucrania y Rusia suscribieron un acuerdo de cooperación para la construcción de dos nuevos bloques generadores para la central de Jmelnitski, proyecto valorado entre 5,000 y 6,000 millones de dólares. El programa nuclear ucraniano se inició en la década de los años 50. En 1962 se creó el ministerio de Energía y Electricidad de Ucrania, entonces perteneciente a la Unión Soviética, y tres años después se estableció el sistema único de energía de Ucrania. En 1977 entró en funcionamiento la central de Chernóbil, primera planta atómica construida en Ucrania y que en 1986 provocó la mayor catástrofe nuclear de la historia. El 26 de abril de ese año, la explosión del reactor número cuatro de la central de Chernóbil desencadenó un accidente nuclear que arrojó a la atmósfera una radiactividad equivalente a entre 100 y 500 bombas atómicas como la de Hiroshima. Según cálculos de expertos ucranianos, el accidente se cobró la vida de más de 100,000 personas. Casi treinta años después, la radiación sigue afectando a miles de habitantes de Bielorrusia, Ucrania y Rusia. En 1994, Ucrania se adhirió a la Convención sobre Seguridad Nuclear y un año después se aprobó la ley sobre el Uso de la Energía Nuclear y la Seguridad sobre Radiación, que ratificó en 1997. En 1996 se creó el"Energoatom", la empresa estatal que gestiona las centrales nucleares del país.