Sale libre tras 26 años en el corredor

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Las imágenes en esta galería son proporcionadas por autoridades policiales. Las personas arrestadas enfrentan meras acusaciones y son consideradas inocentes al menos que en una corte se compruebe lo contrario.

    ANGOLA, Luisiana - Un hombre que se pasó casi 26 años en el pabellón de los condenados a muerte en Luisiana salió en libertad, horas después que un juez aprobase la moción del estado de anular su sentencia condenatoria por el asesinato de un joyero en 1983. Glenn Ford, de 64 años, había estado en espera de ejecución desde agosto de 1988 en conexión con la muerte de Isadore Rozeman, de 56 años, un joyero y relojero de Shreveport para quien Ford había realizado ocasionales trabajos de jardinería. Ford siempre negó haber asesinado a Rozeman. Ford salió de la prisión de seguridad máxima en Angola el martes por la tarde, dijo Pam Laborde, portavoz del Departamento de Prisiones y Seguridad Pública de Luisiana. A una pregunta sobre su excarcelación mientras se alejaba de la prisión, Ford le dijo a WAFB-TV: "Se siente bien, mi mente está yendo en todas direcciones. Se siente bien". Ford agregó que sí alberga resentimiento por su encarcelamiento. "Sí, por supuesto. He estado encerrado casi 30 años por algo que no hice". "No puedo regresar en el tiempo y hacer lo que debí estar haciendo cuando tenía 35, 38 o 40 años", añadió. La jueza estatal Ramona Emanuel anuló el lunes la convicción y la sentencia de Ford basada en nueva información que corroboró que él no estaba presente ni estuvo involucrado en la muerte de Rozeman, dijeron abogados de la defensa. Ford fue enjuiciado y declarado culpable de homicidio premeditado en 1984. "Nos complace ver a Glenn Ford finalmente exonerado, y estamos especialmente agradecidos porque la fiscalía y la corte hayan actuado tan determinadamente para dejar en libertad al señor Ford", dijo un comunicado de Gary Clements y Aaron Novod, los abogados de Ford por el Capital Post Conviction Project de Luisiana. Dijeron que el juicio a Ford había estado "no fue el óptimo debido a una asesoría legal inexperta y la supresión inconstitucional de evidencia, incluyendo información de un informante". Mencionaron además lo que dijeron fue un reporte policial suprimido relacionado con la hora del crimen y evidencia sobre el arma homicida. Una ley de Luisiana da derecho a compensación a aquellos que han cumplido sentencia y son exonerados posteriormente. Contempla pagos de 25.000 dólares por año de encarcelamiento indebido, hasta un máximo de 250.000 dólares, además de 80.000 dólares por pérdida "de oportunidades de vida".