El Papa Francisco llega a su continente natal

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    El Papa Francisco llega este domingo a Ecuador.

    El primer papa latinoamericano de la historia regresa el domingo por primera vez a la Sudamérica hispanohablante con un mensaje de solidaridad con los pobres de la región, que se espera acudan en masa para recibirlo.

    El "papa de los pobres" decidió visitar específicamente Ecuador, Bolivia y Paraguay porque están entre los países más pobres y marginales de una región donde vive el 40% de los católicos del mundo. Evitará su patria, Argentina, debido en parte para impedir verse inmerso en las elecciones presidenciales de este año.

    [Nota relacionada: Juanes y Bocelli cantarán al Papa Francisco]

    El viaje comienza en Ecuador, donde la caída del precio del petróleo y los minerales amenazan con desbaratar la red de bienestar tejida por el presidente Rafael Correa, enfrentado desde hace un mes por las protestas callejeras contra el gobierno más serias en sus más de ocho años en el poder.

    El Papa busca fortalecer al catolicismo con viajes

    El Papa busca fortalecer al catolicismo con viajes
    El Papa Francisco emprende este fin de semana un recorrido por países de América Latina. (Publicado sábado 4 de julio de 2015)

    Es probable que Francisco hable de sus preocupaciones sobre el medio ambiente con Correa y el presidente de Bolivia, que ha fomentado explotaciones mineras y petrolíferas en zonas salvajes, dada su reciente encíclica sobre la necesidad de proteger a la naturaleza y a los pobres que más sufren cuando se explota el entorno.

    [Te puede interesar: El Papa se reunirá con inmigrantes en EEUU]

    En ese documento, Francisco pedía un nuevo modelo de desarrollo que rechace la mentalidad actual centrada en el beneficio, en favor de una visión de progreso económico que respete los derechos humanos, salvaguarde el planeta e implique a todos los sectores de la sociedad, pobres y marginalizados incluidos.

    En un mensaje en video difundido la víspera de su salida, Francisco dijo que quería llevar un mensaje de esperanza y gozo a todos, "especialmente a los más necesitados, los ancianos, los enfermos, los encarcelados y los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte".

    Entre las paradas previstas del pontífice están una violenta prisión boliviana, una barriada paraguaya propensa a las inundaciones y un encuentro con chatarreros bolivianos, la clase de personas a las que se acercaba en las villas de Buenos Aires cuando era arzobispo allí.

    Se espera que la asistencia a sus actos públicos sea masiva. Aunque estos países son diminutos comparados con potencias locales como Brasil y Argentina, son fervientes católicos: el 79% de los ecuatorianos son católicos, el 77% en Bolivia y un abrumador 89% en Paraguay, según el Pew Research Center.

    "Pueden imaginarse cómo será este abrazo de amor, esta devoción por nuestro pueblo hacia el papa, el pastor universal que viene de Latinoamérica", dijo Guzmán Carriquiri, número dos de la Comisión Pontificia para América Latina y destacado asesor del papa.

    El Vaticano dijo esperar que más de 1 millón de personas acudieran a las grandes misas públicas de Francisco en cada país, y los organizadores han previsto mucho tiempo para que el papa se acerque a la gente que se espera se reúna a lo largo de sus recorridos por la calle.