inmigrantes y el coronavirus

Vecindario inmigrante en Queens sigue pagando un alto costo debido a pandemia

La pandemia ha cambiado la vida de muchos en Corona, un vecindario latino en Queens que se encontraba entre los lugares más afectados del mundo.

Telemundo

Lo que debes saber

  • La pandemia ha cambiado la vida de muchos en Corona, un vecindario latino en Queens que se encontraba entre los lugares más afectados del mundo.
  • A pesar de que la música tropical emerge de las tiendas recientemente reabiertas y algunas personas se sientan afuera en restaurantes que ofrecen cenas al aire libre en las aceras, los efectos persistentes de COVID-19 son notables.
  • El hambre y el desempleo están aumentando. Los sobrevivientes todavía están afligidos por seres queridos perdidos.

NUEVA YORK -- Damiana Reyes está de vuelta trabajando en una concurrida peluquería de Manhattan, haciendo mechas en el cabello, peinados y extensiones. Pero su mente a menudo se desplaza hacia la memoria de su padre, con quien vivía en Queens, antes de que sucumbiera al coronavirus a los 76 años.

“Todos mis clientes preguntan por él y luego, cuando regreso a casa, la gente me pregunta en la calle dónde está. Es un recordatorio constante de que ya no está", dijo Reyes, quien cree que su padre se enfermó mientras jugaba dominó en una guardería para ancianos.

La pandemia ha cambiado la vida de Reyes y la de muchos en Corona, un vecindario latino en Queens que se encontraba entre los lugares más afectados del mundo.

A pesar de que la música tropical emerge de las tiendas recientemente reabiertas y algunas personas se sientan afuera en restaurantes que ofrecen cenas al aire libre en las aceras, los efectos persistentes de COVID-19 son notables. El hambre y el desempleo están aumentando. Los sobrevivientes todavía están afligidos por seres queridos perdidos.

Las colas para comida gratis se extienden todos los días por dos cuadras en la avenida 39, llenas principalmente de hombres latinos que perdieron empleos en restaurantes, en la construcción o en tareas domésticas cuando la ciudad cerró en marzo.

Las persianas están cerradas para las empresas que han cerrado permanentemente. Muchas personas no han pagado el alquiler en semanas, dijo Pedro Rodríguez, director ejecutivo de La Jornada, una despensa de alimentos.

"Hemos pasado de 20 a 30 nuevos clientes por semana a miles en los últimos tres meses", dijo Rodríguez, cuya despensa se encuentra en Flushing, pero recientemente comenzó a entregar alimentos una vez por semana desde el Museo de Queens, en Corona, para poder servir entre 700 y 1,000 familias.

"Las llamadas que hemos recibido durante el último mes, pidiendo comida, provienen de Corona", dijo. "Antes de la pandemia, solíamos ver a muchas personas mayores. Ahora, vemos familias jóvenes de entre 20 y 30 años. Es dramático."

Es pura coincidencia que el vecindario, donde han muerto más de 440 personas, comparta su nombre con el coronavirus. Pero no es casualidad que el virus haya elegido a Corona y otros barrios como este en la ciudad para cosechar víctimas.

Los datos de la ciudad muestran que los inmigrantes pobres y los neoyorquinos afroamericanos fueron más afectados que los sectores blancos y ricos de la ciudad. Los funcionarios de salud han atribuido eso en parte a la propagación más fácil del virus en apartamentos estrechos entre los trabajadores que no pueden trabajar de forma remota.

Corona tiene el mayor porcentaje de residentes nacidos en el extranjero (60%) y North Corona se encuentra en el distrito comunitario número 3 de Queens (Queens Community District 3), que tiene el mayor porcentaje de inmigrantes indocumentados en la ciudad, según datos del censo. Es por eso que muchos aquí trabajan en empleos informales, no tienen seguro médico y no pueden solicitar ayuda federal.

Todos los días, inmigrantes de México, Ecuador, Guatemala y Colombia comienzan a hacer fila alrededor del mediodía para obtener alimentos distribuidos por la organización sin fines de lucro Alianza Ecuatoriana Internacional.

Eduardo Macancela, un inmigrante ecuatoriano de 60 años, es uno de los primeros en la fila.

"He vendido todo lo que tenía, cualquier joya, todo", dijo Macancela, que trabajó en una zapatería de Forrest Hills durante más de 20 años. La tienda ha cerrado, dejándolo sin trabajo. No ha pagado el alquiler en semanas pero él dice que su propietario está empezando a presionarlo.

"¿Quién me va a contratar a los 60?", dijo. "Quiero volver a Ecuador. Tengo tres hijos allí".

En un caluroso día de julio, las familias con carriolas caminaban por Corona, deteniéndose frente a un camión de tacos o tamales. Las tiendas exhibían pequeñas estatuas de la Virgen de Guadalupe junto a máscaras faciales y desinfectante para manos. Otros, llamados Botánicas, tenían señales que prometían hechizos de amor efectivos. Y algunos, como el letrero afuera del restaurante ecuatoriano Vasija de Barro, en la avenida Roosevelt, anunciaron su cierre permanente "debido al coronavirus".

La tasa de desempleo para los latinos nacidos en el extranjero aumentó de 4.4% en febrero a 13.5% en junio, según el Instituto de Política Migratoria.

En Nueva York, la ciudad se asoció con Open Society Foundations para ofrecer un total de $20 millones en pagos a trabajadores inmigrantes, independientemente de su estado migratorio.

Las organizaciones sin fines de lucro distribuyeron los fondos. Sin embargo, la asambleísta Catalina Cruz, quien representa a Corona y los vecindarios adyacentes de Jackson Heights y Elmhurst, dijo que el despliegue fue "horrible" y que la ayuda llegó tarde.

Cruz dijo que la pandemia exacerbó los problemas existentes en Corona y que muchos residentes tenían condiciones de salud preexistentes de las que no podían ocuparse por completo debido a la falta de acceso a la atención médica.

"Esta es una comunidad que ya había sufrido años de negligencia por parte de los funcionarios del gobierno", dijo. "Esta es una comunidad en la que la gente dependía del trabajo diario, por lo que si no trabajas no comes y no pagas renta y, a menudo, las rentas se habían vuelto tan exorbitantemente altas que había dos, tres familias viviendo en un espacio muy cercano".

El comisionado de Nueva York de la Oficina de Asuntos de Inmigrantes del Alcalde, Bitta Mostofi, calificó los $20 millones en ayuda de la ciudad como un esfuerzo importante que brinda "algo de alivio" a las familias que se quedaron sin apoyo federal. Aún así, Mostofi dijo que el dinero no es suficiente: ayuda a más de 20,000 familias, pero la ciudad tiene más de 300,000 trabajadores que son inmigrantes sin estatus legal.

"Realmente creímos y seguimos (creyendo) que el gobierno estatal y federal necesita tomar medidas mucho más grandes para abordar esta brecha", dijo.

Mientras tanto, Reyes, la estilista dominicana, planea recoger las cenizas de su padre pronto. Ella está pensando en mudarse a otro vecindario, dijo.

No solo para estar más cerca del trabajo, sino también para estar en un lugar que no le recuerde constantemente de la muerte.

Contáctanos