ciudad de nueva york

‘Cultura de acoso y discriminación’: dueño de bar en NYC tendrá que pagar $500,000

Entre las acusaciones que enfrenta, Hakan Karamahmutoglu, el propietario de un bar en Manhattan, llamó a los guardias de seguridad afroamericanos "pandilleros" y llamó a un gerente puertorriqueño "terrorista" y "basura puertorriqueña", dijo James.

Shutterstock

Lo que debes saber

  • El dueño de un bar de Manhattan pagará $500,000 a más de una docena de empleados actuales y anteriores que fueron el blanco de acoso sexual, discriminación y robo de salarios, anunció el miércoles la fiscal general de Nueva York, Letitia James.
  • Los empleados del bar, llamado Sweet & Vicious, soportaron comentarios inapropiados sobre su raza, sexualidad y cuerpos y sufrieron insinuaciones sexuales no deseadas por parte de gerentes y clientes, dijo James al anunciar el acuerdo con el bar y su propietario, Hakan Karamahmutoglu.
  • Entre las acusaciones que enfrenta, Hakan Karamahmutoglu, el propietario de un bar en Manhattan, llamó a los guardias de seguridad afroamericanos "pandilleros" y llamó a un gerente puertorriqueño "terrorista" y "basura puertorriqueña", dijo James.

NUEVA YORK -- El dueño de un bar de Manhattan pagará $500,000 a más de una docena de empleados actuales y anteriores que fueron el blanco de acoso sexual, discriminación y robo de salarios, anunció el miércoles la fiscal general de Nueva York, Letitia James.

Los empleados del bar, llamado Sweet & Vicious, soportaron comentarios inapropiados sobre su raza, sexualidad y cuerpos y sufrieron insinuaciones sexuales no deseadas por parte de gerentes y clientes, dijo James al anunciar el acuerdo con el bar y su propietario, Hakan Karamahmutoglu.

El acuerdo es la culminación de una investigación de 16 meses sobre acusaciones contra Karamahmutoglu y Sweet & Vicious. Según James, los documentos, registros y entrevistas con trabajadores actuales y anteriores revelaron una cultura generalizada de discriminación y acoso continuo.

James anunció el acuerdo en una conferencia de prensa en la que reprodujo notas de voz que dijo que eran de Karamahmutoglu, incluida una que decía: "Necesitamos chicas bonitas, chicas delgadas".

Karamahmutoglu también insultó a las empleadas, llamándolas nombres, incluyendo "vacas", según James, quien también dijo que el propietario también examinaba su apariencia, comentando sobre sus cuerpos y ropa.

Según la investigación, las empleadas fueron acosadas sexualmente por gerentes masculinos que les hicieron insinuaciones sexuales no deseadas, incluyendo un gerente que repetidamente encontraba oportunidades para frotarse contra una empleada. Además, según James, las camareras sufrían acoso frecuente por parte de clientes violentos que amenazaban con apuñalarlas, violarlas y golpearlas.

Karamahmutoglu también llamó a los guardias de seguridad afroamericanos "pandilleros" y llamó a un gerente puertorriqueño "terrorista" y "basura puertorriqueña", dijo James. El propietario y los gerentes también usaban con frecuencia insultos contra los homosexuales, según James.

Se envió un mensaje en busca de comentarios a Karamahmutoglu y Sweet & Vicious, que opera en el vecindario de Nolita desde 1998.

James dijo que el dueño del bar se rió de las quejas de las empleadas sobre el acoso y las obligó a trabajar de pie en turnos de ocho horas sin descansos. Los cantineros también trabajaron horas extras no pagadas y vieron cómo les robaban las propinas, dijo James.

“En todo momento, el propietario denigraba y degradaba a los empleados de Sweet & Vicious”, dijo James.

El anuncio de Sweet & Vicious se produjo un año después de que James anunciara un acuerdo de $600,000 con los famosos chefs Mario Batali y Joe Bastianich por acoso en su imperio de restaurantes.

“Durante demasiado tiempo, los trabajadores de la industria hotelera se han visto obligados a soportar una cultura generalizada de acoso sexual y discriminación que no se ha denunciado”, dijo James. “Todos los neoyorquinos deberían poder ir a trabajar sin miedo al abuso y la degradación, independientemente de la industria, y me comprometo a seguir apoyando a todos los trabajadores frente a estas prácticas dañinas”.

Contáctanos