elecciones primarias en la ciudad de nueva york

Junta de Elecciones dará a conocer nuevos resultados “no oficiales” luego de retirar los divulgados el martes por una ‘discrepancia’

Una nota publicada en el sitio web de la Junta de Elecciones indicó que intentaría publicar resultados precisos sin boletas de voto en ausencia el miércoles. El alcalde Bill de Blasio condenó las "fallas estructurales fundamentales" de la Junta de Elecciones.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Después de que los resultados preliminares de la votación en las primarias de la Alcaldía demócrata parecieron mostrar a Eric Adams con una pequeña ventaja sobre Kathryn García, la Junta de Elecciones de la Ciudad de Nueva York (BOE) declaró que un error llevó a que 135,000 boletas de prueba se contaran por error.
  • El BOE dijo que eliminó el sistema de las boletas de prueba y volverá a cargar y verificar los números de la noche principal antes de volver a tabular los resultados no oficiales.
  • Con o sin el error, la carrera por la nominación a la Alcaldía demócrata estaría lejos de terminar, ya que aún no se han contado los votos ausentes y hasta el martes se habían devuelto más de 125,000.

La Junta de Elecciones de la Ciudad de Nueva York señaló que publicará el miércoles nuevos resultados no oficiales de votación por orden de preferencia de las elecciones primarias de la semana pasada después de retractarse de su último informe debido a una ‘discrepancia’ no especificada en el conteo relacionado con las boletas de prueba.

No estaba claro de inmediato a qué hora se publicarían los supuestos resultados no oficiales correctos, que no incluirán las papeletas de voto en ausencia. Un mensaje en el sitio web de la Junta, que eliminó los recuentos de errores, dice solo "a partir del 30 de junio".

Las primarias demócratas se vieron envueltas en confusión el martes cuando los funcionarios electorales dijeron que los resultados iniciales habían sido corrompidos por datos de pruebas que nunca fueron borrados de un sistema informático.

El error fue una mancha negra en la primera incursión importante de la Ciudad de Nueva York en la votación por orden de preferencia y pareció confirmar las preocupaciones de que la Junta de Elecciones de la ciudad, que está dirigida conjuntamente por demócratas y republicanos, no estaba preparada para implementar el nuevo sistema.

El desorden comenzó la noche del martes, cuando la junta retiró abruptamente los datos que había publicado al principio del día. El reporte inicial de la Junta otorgó a Eric Adams, el presidente del condado de Brooklyn, una ventaja sobre su contrincante más cercana, Kathryn Garcia. Adams lideraba las primarias demócratas de la alcaldía con el 51.1% de los votos después de que 11 rondas de conteo por orden de preferencia eliminó a todos los demás candidatos, excepto a la excomisionada de Saneamiento. 

Según ese recuento, García ocupó el segundo lugar con el 48,9% de los votos, detrás de Adams por solo 15,908 votos. Eso supuso un problema potencial para Adams, que había disfrutado de una ventaja de casi el 10% antes de que se desarrollara el proceso de elección por orden de preferencia, y puso todas las miradas en decenas de miles de boletas de voto en ausencia después de que no se tabularán durante al menos una semana más.

Pero horas después de publicar los resultados actualizados, la Junta de Elecciones dio marcha atrás.

“Somos conscientes de que hay una discrepancia en el informe de eliminación no oficial de RCV ronda por ronda. Estamos trabajando con nuestro personal técnico de RCV para identificar dónde ocurrió la discrepancia”, escribió la institución en Twitter. "Pedimos al público, a los funcionarios electos y a los candidatos que tengan paciencia".

Justo antes de las 10:30 p.m. emitió un comunicado diciendo que 135,000 imágenes de las papeletas que había introducido en su sistema informático con fines de prueba nunca habían sido aprobadas.

"La Junta se disculpa por el error y ha tomado medidas inmediatas para garantizar que se informen los resultados más precisos y actualizados", dijo en un comunicado.

Los totales de votos publicados habían incluido un aumento inesperado en el número de boletas escritas el martes en comparación con el número contado el día de las primarias. Los resultados inicialmente publicados el martes, y luego retirados, estaban incompletos para empezar porque no incluían ninguno de los casi 125,000 votos en ausencia emitidos en las primarias demócratas.

Antes de que la Junta anunciara la discrepancia, Adams expresó su preocupación por el total de votos actualizados que suma "más de 100,000" votos que el recuento anunciado en la noche de las primarias el martes pasado.

"Le hemos pedido a la Junta Electoral que explique un aumento tan masivo y otras irregularidades", dijo la campaña de Adams en un comunicado. "Seguimos confiando en que Eric Adams será el próximo alcalde de Nueva York".

García dijo en una conferencia de prensa, antes de que se retiraran los números, que estaba segura de que tenía un camino hacia la victoria, pero que no estaba "contando pollos antes de que nacieran".

Más tarde, su campaña emitió un comunicado diciendo que estaba monitoreando la situación y que García confiaba en que todos los candidatos apoyarían a un ganador cuando esa persona finalmente se determinara.

“Alentamos a todos los neoyorquinos a ser pacientes y esperamos que cuando llegue una actualización, incluya una explicación transparente del proceso”, agregó la campaña de García.

Dejando a un lado el problema de la elección de orden por preferencia de la junta, es probable que no se declare un ganador antes del 6 de julio, cuando se espera tabular casi 125,000 de votos en ausencia emitidos en las primarias del 22 de junio.

El alcalde Bill de Blasio pidió una "revisión completa e inmediata" el miércoles del recuento de votos de la Junta Electoral y una explicación completa de lo que salió mal.

"El número récord de votantes que acudieron a esta elección no merece menos", dijo de Blasio en un comunicado. "De cara al futuro, debe haber una reconstrucción estructural completa de la junta. Una vez le ofrecí al BOE más de $ 20 millones para reformarse. Ellos se negaron, dejando la acción legislativa como el próximo recurso disponible".

Las primarias de la Ciudad de Nueva York entraron en un estado de animación suspendida hace una semana mientras los funcionarios se preparaban para darle al público su primera mirada a los resultados del nuevo sistema de votación por clasificación de la ciudad.

Según el sistema, los votantes podrían clasificar hasta cinco candidatos en orden de preferencia.

Dado que ningún candidato fue la primera opción de más del 50% de los votantes, el martes una computadora tabuló las boletas en una serie de rondas que funcionaron como una segunda vuelta instantánea.

En cada ronda, el candidato en último lugar fue eliminado. Los votos emitidos por esa persona se redistribuyeron a los candidatos supervivientes, en función de los votantes que pusieran a continuación en su lista de clasificación.

Ese proceso se repitió hasta que solo quedaron dos candidatos.

Además de Adams y García, la abogada de derechos civiles Maya Wiley también estaba a una distancia sorprendente de la victoria.

Cuando la votación terminó el 22 de junio, los funcionarios electorales solo publicaron resultados que mostraban a quienes los votantes consideraban su primera opción para el puesto. En ese conteo, Adams tenía una ventaja de alrededor de 75,000 votos sobre Wiley con García muy cerca en el tercer lugar.

La Junta de Elecciones de la Ciudad de Nueva York, que opera independientemente del Ayuntamiento, ha tenido durante mucho tiempo una reputación de errores y mala administración.

Antes de las elecciones de 2016, eliminó por error a decenas de miles de votantes de las listas de votantes. En 2018, los votantes tuvieron que esperar en fila durante varias horas en algunos lugares de votación por problemas con el equipo.

En 2020, tuvo problemas para procesar las solicitudes de boletas de voto en ausencia e inicialmente envió a muchos votantes con sobres de devolución impresos con los nombres de las personas equivocadas.

El ganador de las primarias demócratas será el favorito prohibitivo en las elecciones generales contra Curtis Sliwa, el fundador republicano de los Ángeles Guardianes.

Adams o Wiley serían la segunda alcaldesa o alcalde negro de la Ciudad de Nueva York, y ya sea García o Wiley serían la primera alcaldesa.

Adams, de 60 años, es un demócrata moderado que se opuso al movimiento de “desfinanciamiento de la Policía” y dijo que bajo su liderazgo, la ciudad podría encontrar una manera de combatir el crimen y al mismo tiempo combatir un legado de injusticia racial en la Policía.

Anteriormente fue senador estatal antes de convertirse en presidente del condado de Brooklyn, un trabajo en el que carece de poder legislativo, pero maneja algunos servicios electorales y gastos discrecionales de la ciudad.

García, de 51 años, es una veterana del gobierno de la ciudad que se postuló como administradora de crisis para guiar a Nueva York fuera de una pandemia única en un siglo.

García dirigió el Departamento de Saneamiento desde 2014 hasta que se fue en septiembre pasado para explorar una candidatura a la Alcaldía. De Blasio también eligió a García para ejecutar un programa de distribución de alimentos de emergencia durante la pandemia de coronavirus después de haber designado anteriormente a su presidenta interina del asediado sistema de viviendas públicas de la ciudad.

Anteriormente se desempeñó como directora de operaciones del Departamento de Protección Ambiental de la ciudad, responsable de los sistemas de agua y alcantarillado.

Wiley, de 57 años, se desempeñó como abogada de De Blasio y anteriormente presidió un panel civil que investiga las denuncias de mala conducta policial. Exanalista legal de MSNBC, se postuló como una progresista que recortaría mil millones de dólares del presupuesto policial y los desviaría a otras agencias de la ciudad.

Contáctanos