Muertes en asilos

Cuomo admite errores sobre la cifra de muertes en asilos de ancianos, pero no ofrece disculpas

“Deberíamos haber hecho un mejor trabajo al proporcionar tanta información como hubiéramos podido tan rápido como fuera posible”, dijo. "No hay excusas: acepto la responsabilidad por eso".

Telemundo

Bajo fuego por su manejo del coronavirus en los hogares de ancianos de Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo insistió el lunes en que el estado no encubrió las muertes, pero reconoció que los funcionarios debieron haber actuado más rápido para divulgar la información solicitada por los legisladores, el público y la prensa.

"Todas las muertes en los hogares de ancianos y hospitales siempre se informaron de manera completa, pública y precisa", dijo el gobernador semanas después de que el estado se viera obligado a reconocer que su recuento de muertes en hogares de ancianos excluyó a miles de residentes que murieron después de ser trasladados a los hospitales. 

El mandatario dijo que existe un problema de "categorización", pues el estado contó las muertes dónde ocurrieron, a la vez que los críticos piden la cifra total de muertes independientemente de la ubicación donde se registraron. 

“Deberíamos haber hecho un mejor trabajo al proporcionar  tanta información como hubiéramos podido tan rápido como fuera posible”, dijo. "No hay excusas: acepto la responsabilidad por eso".

Cuomo, quien ha visto su imagen mellada tras el informe de la procuradora general sobre las muertes no contadas en los hogares de ancianos, dijo que propondría en el próximo presupuesto estatal reformas para lograr un conteo uniforme en hogares de ancianos y hospitales, aunque no dio más detalles.

Sin embargo, culpó a un "ambiente político tóxico" y a la "desinformación" de gran parte de las críticas en torno al manejo del tema por parte de su administración.

Los comentarios del gobernador no complacieron al asambleísta estatal Ron Kim, un demócrata y crítico abierto del enfoque de la administración hacia los hogares de ancianos durante la pandemia. El tío de Kim murió a causa del COVID-19 en un hogar de ancianos de Nueva York en abril.

"No pensé que fuera una gran disculpa", dijo Kim. 

"En última instancia, si fueran transparentes, si revelaran todo en tiempo real, podríamos haber tenido políticas diferentes ... y eso habría tenido un resultado diferente en la forma en que protegemos a nuestras comunidades".

El director de una importante asociación de hogares de ancianos de Nueva York dijo que el estado se equivocó al concentrarse demasiado en los hospitales al comienzo de la pandemia y dejar los hogares de ancianos “luchando por proteger a sus residentes y personal”.

"Los legisladores deben aceptar la culpa”, opinó Stephen Hanse, director ejecutivo de la Asociación de Instalaciones de Salud del Estado de Nueva York y el Centro de Vida Asistida del Estado de Nueva York.

Los legisladores estatales han pedido una investigación, despojar a Cuomo de sus poderes de emergencia e incluso su renuncia después de que surgieron nuevos detalles esta semana sobre por qué ciertos datos de hogares de ancianos no se revelaron durante meses, a pesar de las solicitudes de los legisladores y otros.

Primero, un informe de finales del mes pasado de la procuradora general demócrata Letitia James examinó el hecho de que la administración no contabilizó las muertes de residentes de hogares de ancianos en los hospitales. Luego, el estado reconoció que el número total de muertes de residentes de cuidados a largo plazo es de casi 15.000, frente a las 8.500 divulgadas antes de la pesquisa. 

A continuación, en respuesta a una solicitud de Libertad de Información de Associated Press en mayo, el Departamento de Salud del estado publicó registros esta semana que muestran que más de 9,000 pacientes con coronavirus en recuperación en Nueva York fueron dados de alta de hospitales a hogares de ancianos en los primeros meses de la pandemia. 40% más de lo que el estado había dicho anteriormente, pues no contó a los residentes que regresaron de los hospitales a los hogares donde ya habían vivido.

A fines de esta semana, se supo que la principal asistente de Cuomo, Melissa DeRosa, les había dicho a los legisladores demócratas que el recuento de las muertes de residentes de hogares de ancianos en los hospitales, datos que los legisladores habían buscado desde agosto, se retrasó porque a los funcionarios les preocupaba que la información "fuera a ser utilizada" contra el estado por el Departamento de Justicia de la administración Trump.

Haciéndose eco de una explicación que DeRosa dio el viernes, Cuomo dijo que el estado tardó en responder a los legisladores porque los funcionarios dieron prioridad a atender las solicitudes del Departamento de Justicia y estaban ocupados lidiando con el trabajo de la pandemia.

"Cuando no proporcionamos información, permitió que la prensa, la gente, los cínicos, los políticos llenaran el vacío", dijo, y "creó confusión, cinismo y dolor en las familias. La verdad es que todos hicieron todo lo que pudieron".

Pero el defensor de los residentes de hogares de ancianos, Richard Mollot, dijo que el estado se ha quedado corto durante años en la supervisión de la atención en hogares de ancianos.

“El gobernador tiene el poder de tomar las medidas necesarias para garantizar que los hogares de ancianos dediquen los recursos necesarios para garantizar la seguridad”, dijo Mollot, director ejecutivo de Long Term Care Community Coalition. "Cada día de retraso es otro día de sufrimiento innecesario".

Contáctanos