La turbulenta embestida de Florence, por qué es tan temible