La mitad de llamadas podrían ser de estafadores