Coronavirus

Un vistazo a lo que podría ser un día en una escuela pública de Nueva York este otoño

Una carta que la directora de una escuela primaria de Brooklyn envió a los padres este fin de semana da otra indicación de cómo se verían las clases en septiembre debido al coronavirus, y según al menos un reporte, tiene padres más que exasperados

Telemundo

Lo que debes saber

  • Una carta que la directora de una escuela primaria de Brooklyn envió a los padres este fin de semana da otra indicación de cómo se verían las clases en septiembre debido al coronavirus, y según al menos un reporte, a dejado a padres más que exasperados.
  • En la carta, la directora Eve Litwack dijo que parece que a la escuela solo se le permitiría acomodar a un tercio de sus estudiantes y personal y, por lo tanto, se puede implementar un híbrido de aprendizaje en persona y remoto.
  • La carta también dijo que lo más probable es que se requiera que los estudiantes y maestros usen cobertores faciales en todo momento, excepto mientras comen.

NUEVA YORK -- Una carta que la directora de una escuela primaria de Brooklyn envió a los padres este fin de semana da otra indicación de cómo se verían las clases en septiembre debido al coronavirus, y según al menos un reporte, a dejado a padres más que exasperados.

En la carta, la directora Eve Litwack dijo que parece que a la escuela solo se le permitiría acomodar a un tercio de sus estudiantes y personal y, por lo tanto, se puede implementar un híbrido de aprendizaje en persona y remoto. Cada grupo tendría instrucción en persona como máximo una semana de tres, y las otras dos semanas serían dedicadas al aprendizaje remoto.

"En una revisión de los metros cuadrados de nuestro edificio con todos los espacios contabilizados, y la cantidad de estudiantes y personal que pueden ser acomodados con las medidas de distanciamiento social requeridas, actualmente parece que tendríamos que estar en un horario A,B,C. Como máximo capacidad, nuestro edificio puede acomodar a un tercio de nuestros estudiantes y personal con protocolos de distancia social establecidos. Con un horario de semana alterna, los estudiantes tendrían una semana en persona, dos semanas a distancia", dice la carta.

La escuela atiende a casi 600 niños desde pre-K hasta quinto grado. La carta también dijo que lo más probable es que se requiera que los estudiantes y maestros usen cobertores faciales en todo momento, excepto mientras comen. Cómo hacer cumplir el distanciamiento social y otras precauciones con los jóvenes estudiantes, especialmente los preescolares, sigue siendo un posible problema.

"Esto no es lo ideal, lo sé. Con el fin de acomodar a este número de estudiantes y personal, también tendríamos que utilizar todos los espacios en el edificio para la instrucción, incluyendo la cafetería, el cuarto piso y algunas de nuestras otras salas más pequeñas y oficinas ", escribió Litwack. "Esto podría significar que nuestros maestros especializados ayudarían a los maestros de nivel de grado con la instrucción en el aula en lugar de enseñar sus materias especializadas".

También podría significar que no hay clases de arte, música, ciencia, tecnología, biblioteca o educación física en persona, como los padres esperan. Esos tendrían que llevarse a cabo de forma remota. Los estudiantes permanecerían socialmente distanciados de sus compañeros en todo momento dentro del aula, y no se podría compartir materiales del aula como libros de la biblioteca, decía la carta. El juego y recreo al aire libre en grupos muy pequeños sin equipo compartido probablemente sería permisible.

Algunos padres están frustrados con el marco inicial. Como una madre le dijo al New York Post: "En cierto momento, esto ya no es la escuela. Los padres no saben qué hacer".

"Esta es la triste realidad que enfrentamos cuando reabran las clases. Si el virus desaparece durante el verano, estas pautas podrían aliviarse un poco", escribió Litwack. "No hay una respuesta buena o fácil sobre como reabrir las escuelas. Una vez que comience, es probable que sea un proceso largo y difícil antes de que las cosas empiecen a sentirse más normales".

Además del impacto de las clases y la enseñanza cotidiana, Litwack informó a los padres que a todos los directores de la ciudad de Nueva York se les ha dicho que esperen un recorte presupuestario general mínimo del 3 por ciento, que en el caso de la escuela P.S.107, podría significar una pérdida mínima de $140,000 al presupuesto escolar.

"Anticipar esto significaría una pérdida mínima de aproximadamente $140,000 para nuestro presupuesto escolar, hemos planeado trasladar a algunos maestros fuera del aula a puestos de aula para compensar. Este cambio puede apenas permitirnos preservar todo el personal docente. Sin embargo, si las noticias es peor, tendremos que tomar algunas decisiones muy difíciles y podemos perder maestros y otro personal", dice la carta.

La directora enfatizó que nada se sabe con certeza en este momento y que el estado y la ciudad tendrán la última palabra en cuanto a la reapertura de las escuelas en septiembre. Los cinco distritos acaban de ingresar a la Fase II del plan de reapertura de cuatro fases del gobernador Andrew Cuomo el lunes. La educación está programada para la fase final del proceso.

El Departamento de Educación de la ciudad emitió un comunicado cuando se le preguntó sobre la carta del director el martes, diciendo en parte: "Todavía no sabemos cómo se verá este virus en septiembre, pero estamos planeando múltiples escenarios de reapertura que brindarán a cada niño el apoyo académico necesitado mientras manteniéndolos a salvo. Nuestro objetivo es proporcionar el mayor aprendizaje posible en persona".

A principios de este mes, el alcalde Bill de Blasio reafirmó que el plan de la ciudad de Nueva York es incorporar tanto aprendizaje en persona como sea seguro cuando las clases se reanuden el 10 de septiembre, aunque dijo que la ciudad debe prepararse para "cualquier eventualidad".

El canciller escolar, Richard Carranza, envió una carta a las principales partes interesadas a principios de junio, indicando que la instrucción remota probablemente seguiría siendo un factor en el otoño.

También es probable que el distanciamiento social y horarios divididos sean parte de la transición. Carranza dijo que la capacidad de construcción se ajustará para cumplir con los CDC, las pautas estatales y municipales sobre seguridad pública. La división de horarios podría implicar que ciertos niños asistan a algunos días, mientras que otros niños asisten a días diferentes.

Las escuelas también necesitarán suficientes suministros de EPP y probablemente algunos medios para monitorear los indicadores de salud para proteger a los niños, que pueden mostrar síntomas diferentes de COVID que los adultos o ninguno en absoluto. Los controles de temperatura también pueden ser un componente de la estrategia multifacética que se implementará cuando los niños regresen a clase.

Los procedimientos de construcción deberán garantizar un movimiento limitado de estudiantes y personal fuera y dentro de los edificios y permitir protocolos mejorados de limpieza y saneamiento. El transporte escolar y las operaciones alimentarias también deberán reflejar los nuevos estándares de salud.

Contáctanos