CORONAVIRUS EN NY

NYC trabaja en respuesta a la nueva variante en medio del retraso para las citas de vacunación hasta mediados de abril

Los sitios administrados por el estado vieron casi 10,000 registros de citas por hora el domingo, el primer día que las personas con condiciones subyacentes pudieron reservar sus citas; fue el total de registros de un solo día más grande desde que comenzó la implementación.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Tres millones de personas mayores de 16 años con afecciones subyacentes entraron en el grupo de personas que cumplen el requisito para recibir su primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 el lunes, uniéndose a más de 7 millones de neoyorquinos que ya hacen parte del grupo.
  • Los sitios administrados por el estado registraron el mayor volumen de citas desde que comenzó la implementación el domingo, el día en que comenzaron a aceptar citas para ese grupo. Las citas ahora se reservan principalmente hasta mediados de abril.
  • La aparición de cepas más contagiosas ha intensificado la urgencia de la vacunación. La variante del Reino Unido se ha encontrado en 40 estados y un residente de CT ahora está hospitalizado en Nueva York con la variante Sudafricana.

NUEVA YORK - Los funcionarios del estado y de la Ciudad de Nueva York enfrentan una presión cada vez mayor de los miembros del concejo local y otros con respecto a su respuesta al seguimiento de variantes de coronavirus más contagiosas que han surgido en Nueva York y a nivel nacional.

El alcalde Bill de Blasio y su equipo recibieron nuevas preguntas el martes durante una conferencia de prensa y un día después de que el gobernador Andrew Cuomo informara sobre un caso de la variante sudafricana que tiene a una persona en un hospital de la Ciudad de Nueva York. Sin embargo, ese paciente es un residente de Connecticut y el gobernador dijo que no hay evidencia en este punto de propagación dentro de Nueva York.

Hasta ahora, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), confirman 17 casos de esa variante en ocho estados, pero aún tiene que actualizar sus datos con el último informe. Mientras tanto, los casos detectados en EE. UU. de la variante británica altamente transmisible se han disparado a casi 1,200 en 40 estados en cuestión de semanas y es probable que no se notifiquen mucho.

Cuando se le preguntó el martes qué estaba haciendo la Ciudad de Nueva York para rastrear mejor esos datos, y sobre su nivel actual de preocupación sobre las variantes, el Dr. Jay Varma, asesor principal de salud pública del alcalde, dijo que las preocupaciones son dobles.

"Este es un virus que muta como lo hacen todos los virus. Lo que más nos ha preocupado es la variante B.1.1.7, también conocida como variante del Reino Unido, que está aumentando en frecuencia en todo el mundo y Estados Unidos", dijo Varma. "Es preocupante porque parece ser mucho más infecciosa y hay cada vez más datos del Reino Unido que también muestran que es potencialmente más letal. Todavía estamos tratando de verificar y entender eso, pero es mejor siempre errar por el lado de precaución".

Dijo que la Ciudad de Nueva York estaba aumentando su capacidad de pruebas de laboratorio para complementar la capacidad mucho mayor del laboratorio primario del estado. Junto con las asociaciones de investigación, la ciudad también está trabajando para comprender mejor las mutaciones académicamente y permanece "alerta en su búsqueda de identificar infecciones y controlarlas", dijo Varma.

En última instancia, las precauciones básicas que han demostrado frenar la propagación del virus también frenarán la propagación de las variantes. El riesgo de propagación por no tomar esas precauciones es mayor cuando se trata de las cepas más contagiosas que han surgido a nivel nacional y en el extranjero.

"La presencia de las variantes significa hacer más, no menos", dijo el alcalde Bill de Blasio. "Nadie debería bajar la guardia".

Un puñado de miembros del concejo de la Ciudad de Nueva York dicen que redactarán un proyecto de ley para que la presentación de información sobre variantes sea un requisito diario.

La preocupación a nivel nacional por las variantes llevó a los CDC a fines de la semana pasada a emitir una nueva guía para reabrir las escuelas al aprendizaje en persona. A fines del mes pasado, un superintendente de Connecticut les dijo a los padres que el Departamento de Salud del estado había advertido a las escuelas que se prepararan para la posibilidad de la necesidad de un cambio totalmente remoto en marzo, en caso de que la tensión del Reino Unido se vuelva predominante y provoque una explosión de casos.

En general, se espera que las vacunas protejan contra las variantes que han surgido y las nuevas que lo harán con el tiempo. Pero eso requiere la vacunación a una escala que aún no se ha logrado, dados los problemas de suministro, y el grupo de neoyorquinos que quieren sus vacunas protectoras continúa expandiéndose.

'Inténtelo de nuevo más tarde': La escasez de vacunas deja frustrados a los neoyorquinos de alto riesgo

Los neoyorquinos con ciertas condiciones de salud preexistentes, que los dejan en mayor riesgo de enfermedad grave o muerte por COVID-19, ya hacen parte del grupo para vacunarsen y las inscripciones a las vacunas iniciaron el fin de semana feriado, pero, como era de esperarse, muchos se sintieron frustrados durante el proceso.

El último grupo en cumplir los criterios para la vacunación en Nueva York está compuesto por aproximadamente tres millones de personas entre las edades de 16 y 64 años. Esos neoyorquinos se unen a un grupo en constante expansión que ahora incluye a unos 10 millones de personas, menos de 2 millones de las cuales han recibido una primera oportunidad hasta la fecha debido a problemas de suministro.

Los neoyorquinos que califiquen comenzaron a inscribirse en sitios administrados por el estado para citas el domingo, un día antes de cuando empezaron a recibir las primeras vacunas, mientras que aquellos que buscan recibir la dosis en sitios administrados por la ciudad tuvieron su primera oportunidad de programar citas el lunes.

En el lado estatal, Cuomo dijo que se realizaron más de un cuarto de millón de citas de vacunación en el primer día 1 del último grupo, el mayor total de registros de un solo día desde que comenzó la implementación. Los neoyorquinos se estaban inscribiendo a un ritmo de casi 10,000 por hora durante el transcurso del día, señaló.

Las citas en los sitios administrados por el estado ahora se reservan hasta el 16 de abril, excepto en cuatro lugares: New York State Fair, (reservada hasta el 16 de marzo); SUNY Potsdam, (1 de abril); Rochester Dome, (4 de abril) y SUNY Stony Brook (13 de abril).

"Estamos trabajando arduamente para expandir los que pueden cumplir el criterio, hacer que sea más fácil para los neoyorquinos obtener citas y vacunas en todo el estado, y el sistema está funcionando", dijo Cuomo en un comunicado el martes. "250,000 citas en un solo día es un hito, y podemos hacer más, solo necesitamos más suministro de vacunas. Estamos viendo que el sistema funciona, más neoyorquinos están descubriendo si son elegibles, haciendo citas y vacunándose . Pero necesitamos más suministro del Gobierno federal para impulsar nuestro esfuerzo de vacunación a toda marcha".

Algunos de los neoyorquinos más vulnerables, desde pacientes con cáncer hasta mujeres embarazadas, personas con diabetes y sistemas inmunitarios debilitados, entre otras afecciones de salud preexistentes, a menudo se encontraban en un ciclo incansable de presionar "actualizar" mientras esperaban, frustrados, en sus computadoras.

Otros intentaron concertar citas en farmacias minoristas, que comenzaron a aceptarlas a fines de la semana pasada. Paul Grandinetti de Shoreham, Long Island, tomó esa ruta el domingo. Pensó que había ganado el premio gordo cuando pudo hacer una cita en un Walgreens local. Pero unas horas más tarde, le dijeron que no entraba al grupo que cumple los requisitos para la vacuna en la farmacia a pesar de que está en el nuevo grupo dado por el estado.

Eso es porque Grandinetti tiene 63 años y las farmacias solo vacunan a personas de 65 años o más. Por ahora, personas como Grandinetti solo pueden reservar citas en los sitios de vacunación administrados por el Estado y la ciudad.

Aquellos que intentaron reservar citas en línea en sitios administrados por el estado en línea encontraron un proceso no menos frustrante, y quizás a veces más, complicado. Podían marcar una casilla que indicaba que tenían una condición de salud que calificaba, pero los intentos repetidos de programar una cita en cualquier número de los miles de sitios de distribución a menudo arrojaban un mensaje que decía: "Debido al alto volumen, no se pueden hacer citas en este tiempo para esta ubicación. Por favor, inténtelo de nuevo más tarde".

"Eso es desalentador en todos los sentidos", dijo Grandinetti a nuestra cadena hermana NBC 4 New York. "¿Cuánto tiempo tenemos que seguir en las computadoras para tratar de conseguir esto?"

Un reportero comentó durante la sesión informativa diaria de De Blasio el martes que tiene una afección cardíaca subyacente y trató de programar una cita el lunes. Pudo hacerlo, pero la fecha no era hasta abril.

La frustración en el lado de las reservas no es el único problema. Muchas personas y cuidadores logran reservar citas solo para descubrir que se han pospuesto por problemas de suministro. El gobernador Andrew Cuomo ha dicho a las jurisdicciones locales que no programen citas más allá de la asignación conocida por ese motivo.

Cuomo dijo que el problema no desaparecerá hasta que el Estado reciba más de 300,000 primeras dosis por semana del gobierno federal. La Casa Blanca se encuentra en medio de un aumento de aproximadamente un 25 por ciento en la asignación semanal a los estados durante un período de tres semanas, que se espera que aumente el suministro en unas 60,000 dosis por semana.

Esos pequeños impulsos continúan llegando. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el martes que la administración Biden enviaría 13,5 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 a los estados esta semana, frente a los 11 millones de la semana pasada. También duplicará la cantidad de dosis enviadas directamente a las farmacias minoristas, dijo Psaki.

Si bien los aumentos son sin duda útiles y muy necesarios, los funcionarios estatales y locales dicen que la asignación semanal no ha aumentado lo suficiente para mantenerse al día con el grupo de personas que cumplen el criterio, que continúa expandiéndose incluso cuando muchos de los que entran al grupo hace más un mes todavía están esperando recibir sus primeras vacunas.

Aparte de las líneas frustrantes, virtualmente o no, hay confusión en torno a dónde y cuándo disparar. Como aprendió Grandinetti, el hecho de que uno entre al grupo no significa que pueda recibir una dosis en cualquier lugar de vacunación. El Estado y la ciudad tienen una gran cantidad de opciones en cuanto a dónde obtener una inyección, pero existen diferentes reglas y requisitos en torno a los diferentes programas. Eso crea confusión.

Cuomo dijo que espera que los desafíos persistan al menos hasta abril, si no junio, a medida que el lanzamiento de la vacuna sin precedentes navega por los primeros problemas técnicos y obstáculos.

La más grande de las tres categorías que cumplen el criterio en Nueva York hasta la fecha ha sido la Fase 1b. Esas personas, incluidas las de 65 años o más, los socorristas y el personal de apoyo, los trabajadores de abarrotes, los funcionarios penitenciarios, los educadores, los trabajadores del transporte público y el personal y los residentes de los refugios para personas sin hogar, obtuvieron la oportunidad de recibir la vacuna desde el 11 de enero. A partir del 2 de febrero, Cuomo permitió a los gobiernos locales agregar trabajadores de restaurantes y personal de entrega de alimentos, así como conductores con licencia de la Comisión de Limusinas y Taxis de la Ciudad de Nueva York, a esa misma categoría. La Ciudad de Nueva York hizo eso, ya que se avecinaba el regreso de las comidas en interiores.

Muchos trabajadores de restaurantes en la Ciudad de Nueva York no pudieron tomar sus primeros tragos antes de que el viernes se reanudara el servicio de las comidad en el interior al 25 por ciento de su capacidad en toda la ciudad. La última afluencia de neoyorquinos que cumplen el criterio para las vacunas solo puede complicar sus esfuerzos para lograrlo.

El alcalde Bill de Blasio ha asignado la mitad de las citas en el megacentro del Citi Field, recientemente inaugurado, para los trabajadores de restaurantes y TLC, la otra mitad a los residentes de Queens, pero, la semana pasada, el sitio solo tenía el suministro para hacer aproximadamente 200 inoculaciones por día. Se espera que aumente considerablemente esta semana, pero el "aumento" ha sido mucho más gradual que la capacidad de la ciudad para administrar vacunas.

Se espera que el proceso se acelere en incrementos más rápidos durante el transcurso del próximo mes.

La Ciudad de Nueva York también abrirá un nuevo sitio en Teachers Prep High School el miércoles. Dará prioridad a los asistentes de salud en el hogar y las comunidades circundantes de Brownsville y East New York. El horario de atención es de 8:00 a. m. a 8:00 p .m. seis días a la semana. El próximo mega sitio, uno que se había retrasado en Empire Outlets de Staten Island debido a problemas de suministro, planea abrir al día siguiente, el jueves, dijo de Blasio. Ese sitio, como el Yankee Stadium y el Citi Field en El Bronx y Queens, se dedicará específicamente a servir a los residentes de Staten Island.

Estará abierto los siete días de la semana de 8:00 a. m. a 5:00 p. m.; el alcalde también dijo que la ciudad planea lanzar un plan de tres frentes para ampliar el acceso a las personas mayores confinadas en sus hogares y sus cuidadores. Ese programa incluirá una campaña en el hogar que dependerá de la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson una vez aprobada, administrará clínicas en comunidades de jubilados e inoculará 25,000 asistentes de salud en el hogar en el primer mes.

Mientras tanto, el primer suministro continúa llegando. Hasta el martes, la ciudad tenía menos de 60,000 inyecciones de primera dosis disponibles. Los sitios administrados por la ciudad han administrado el 93 por ciento de todo el suministro de primera dosis que han recibido hasta la fecha. Hasta ahora, más de medio millón de personas que viven en la ciudad de Nueva York o que son elegibles para vacunarse allí debido al trabajo han recibido una sola vacuna. Aproximadamente 350,000 han recibido ambas.

Mientras tanto, el primer suministro continúa llegando. Hasta el martes, la ciudad tenía menos de 40,000 inyecciones de primera dosis disponibles. Los sitios administrados por la ciudad han administrado casi el 96 por ciento de todo el suministro de primera dosis que han recibido hasta la fecha. Hasta ahora, más de medio millón de personas que viven en la Ciudad de Nueva York o que cumplen los requisitos para vacunarse han recibido una sola vacuna. Aproximadamente 412,000 han recibido ambas dosis.

La semana pasada, la ciudad administró un total de 317,227 inyecciones, un número semanal récord desde que comenzó el lanzamiento de la vacuna. Se estableció un récord diario de 55,339 dosis, que es más que el stock actual de la ciudad de primeras dosis disponibles. De Blasio continúa diciendo que la ciudad podría hacer más de medio millón de dosis a la semana con el suministro adecuado.

"Necesitamos nuestra parte justa de vacuna. No estamos recibiendo nuestra parte justa de vacuna en la ciudad en este momento", dijo de Blasio el martes. Dijo que alrededor del 45 por ciento de la asignación estatal se destinó a los cinco condados, que han realizado alrededor del 53 por ciento de las vacunas.

"Si obtuviéramos nuestra parte justa de la asignación estatal, podríamos estar haciendo al menos 25,000 vacunas más por semana", agregó el alcalde. "Necesitamos que se solucione rápidamente para que podamos seguir acelerando este esfuerzo".

Al mismo tiempo que los funcionarios de todos los niveles del gobierno trabajan para perfeccionar y acelerar el lanzamiento de la vacuna, el proceso de reapertura se ha acelerado considerablemente. Además de permitir el regreso del comedor interior limitado en la Ciudad de Nueva York, Cuomo ha retrasado el toque de queda del servicio interior a las 11:00 p.m., dijo que durante el fin de semana también aplicaría esa extensión del toque de queda, que entró en vigencia el domingo para los casinos, salas de billar, gimnasios y otros negocios autorizados por la Autoridad de Licores del Estado de Nueva York.

La semana que viene: la reapertura limitada de grandes recintos y estadios con requisitos de prueba de fanáticos por primera vez desde el cierre de marzo. El Barclays Center ya ha sido autorizado para recibir a los fanáticos en su juego del 23 de febrero, mientras que los Knicks esperan hacer lo mismo con los suyos en el Madison Square Garden el mismo día. Las escuelas intermedias de la Ciudad de Nueva York también reanudarán el aprendizaje en persona la próxima semana, y los funcionarios de la ciudad han priorizado el acceso a las vacunas para el personal antes del regreso.

A medida que aumentan la vida nocturna y las actividades diarias, también debe aumentar el acceso de tránsito. Cuomo dijo el lunes que el cierre de cuatro horas del metro durante la noche que ha estado vigente desde el inicio de la pandemia se reducirá a la mitad a partir del 22 de febrero.

El progreso de Nueva York durante el último mes es un reflejo de una nación que todavía está trabajando para bajar del aumento repentino del invierno que generó cifras de COVID-19 diarias récord en casos, hospitalizaciones y muertes en EE. UU.

Las hospitalizaciones en todo el estado se redujeron a 6,620 a partir del martes, dijo Cuomo, una disminución de más de 2,600 pacientes desde el pico de 9,273 admisiones el 19 de enero. La tasa de positividad continua de Nueva York ha bajado a 3,71 por ciento, la más baja desde el 28 de noviembre.

"Las cifras continúan en una buena dirección porque los neoyorquinos se están tomando este virus en serio y están haciendo lo correcto para protegerse a sí mismos ya sus familias", dijo Cuomo en un comunicado el martes. "Trabajamos las 24 horas del día, los 7 días de la semana para poner las vacunas en las armas lo más rápido posible, y aunque tenemos la capacidad operativa para hacer más, la falta de suministro sigue siendo el único factor limitante".

El presidente Joe Biden ha trabajado para acelerar el lanzamiento nacional más allá de su comienzo lento y a menudo criticado y está en camino de lograr su objetivo de 100 millones de vacunas en sus primeros 100 días en el cargo. Cuomo y otros confían en que, con un poco más de tiempo, el suministro aumentará hasta un punto en el que las citas se puedan programar más allá del escenario semanal en el que los proveedores han estado operando.

El presidente ha aumentado las dosis enviadas semanalmente a los estados en un total de alrededor del 57 por ciento desde que asumió el cargo, dijo Psaki.

Hasta la fecha, Estados Unidos ha administrado casi 53 millones de dosis totales de vacunas, más de 14 millones de esas segundas dosis, según datos de los CDC. La nación continúa liderando el mundo tanto en casos como en muertes por coronavirus, con esas cifras en más de 27 millones y 488,000, respectivamente, según datos de NBC News.

Contáctanos