CORONAVIRUS EN NY

Los pacientes en hospitales de NY deben dar negativo al COVID-19 antes de regresar a un hogar de ancianos

Los hospitales tienen que evaluar a los pacientes de la tercera edad y asegurarse que den negativo al coronavirus antes de que estos regresen a los hogares de ancianos en Nueva York.

Telemundo

NUEVA YORK – El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, emitió una serie de nuevas reglas para los centros de las personas de la tercera edad con la esperanza de frenar la propagación del coronavirus y proteger la salud y la seguridad de la población más vulnerable del estado.

Desde el comienzo de la pandemia, más de 5,300 neoyorquinos que viven en hogares de ancianos han muerto por el virus, según un recuento del Associated Press.

Desde ahora, los hospitales en Nueva York tienen que evaluar a los pacientes de la tercera edad y asegurarse que den negativo al coronavirus antes de que estos regresen a los hogares de ancianos o sean enviados a una institución alternativa, dijo el gobernador Cuomo.

Si por el contrario una persona da positivo y se encuentra en el hogar de ancianos, y no necesita ser hospitalizada, el centro debe encargarse de tener un lugar para los pacientes. Así lo aclaro el vocero del gobernador, Peter Ajemian.

El anuncio del gobernador es una especie de cambio a la orden del Departamento de Salud del Estado, emitida en marzo, que requiere que un hogar de ancianos acepte pacientes en recuperación.

"Simplemente no vamos a enviar a una persona que sea positiva al virus a un hogar de ancianos después de estar en el hospital. Si hay algún problema, el residente debe ser derivado al Departamento de Salud que ayudará a encontrar atención alternativa", dijo Cuomo.

Por otro lado, el domingo el gobernador ordenó que desde ahora el personal de los hogares de ancianos deben realizarse dos pruebas cada semana para detectar el coronavirus, dijo Cuomo. También garantizó que las pruebas estarían disponibles para esos empleados.

El gobernador también aclaró que si un hogar de ancianos falla en cumplir con las normas de salud va a perder su licencia.

Recordó que si uno de estos centros no tiene las herramientas para seguir las pautas deben llamar al Departamento de Salud del Estado para que les den asistencia.

La semana pasada, el estado de Nueva York reportó más de 1,700 muertes, previamente no reveladas, en hogares de ancianos y centros de atención para adultos. Esto en un recuento que incluyó por primera vez a personas que se creía que habían muerto por el coronavirus antes de que se pudieran confirmar sus diagnósticos.

El recuento, publicado el lunes por la noche, surgió cuando los funcionarios estatales enfrentaron un escrutinio sobre cómo han protegido a los residentes vulnerables del coronavirus.

Con la inclusión de las muertes adicionales, el estado ahora enumera 22 hogares de ancianos que han tenido por lo menos 40 fallecimientos, la mayoría de las instalaciones se encuentran en la ciudad de Nueva York y en Long Island. Además, sesenta y dos hogares de ancianos informaron tener 20 y 39 muertes.

En total, Nueva York tiene la mayor población de residentes de hogares de ancianos en el país, 101,518 según el gobernador, quien calificó a los hogares de ancianos como "zona cero" para el virus.

Los ancianos son, sin duda, la población más vulnerable en riesgo de morir por COVID-19. Los funcionarios de salud del estado de Nueva York informan que el 85 por ciento de todas las muertes de COVID-19 son en personas de 60 años o más.

Contáctanos