Coronavirus en NJ

22 ancianos fallecen en un centro para personas de la tercera edad en NJ

Diez de las muertes fueron casos confirmados de COVID-19, mientras que las otras 12 eran de personas que aún esperaban resultados o no fueron evaluadas. Las muertes ocurrieron en un lapso de un poco más de dos semanas.  

Telemundo

NUEVA JERSEY – En un centro para ancianos en Elizabeth, Nueva Jersey, desafortunadamente se han reportado la muerte de más de 20 residentes en un periodo de un poco más de dos semanas, según reportó el alcalde de la ciudad, Chris Bollwage.

Bollwage afirmó a nuestra cadena hermana NBC 4 que 22 personas del centro Nursing and Rehabilitation Center en Elizabeth fallecieron desde el 21 de marzo. Diez de esos residentes habían dado positivo al COVID-19, mientras que los otros 12 no habían sido examinados o aún estaban esperando los resultados de las pruebas

Las personas fallecidas representan más del 20 por ciento de los pacientes en el centro ubicado en la calle Grove, que tiene 102 camas en total, dijo el alcalde. Todavía hay 58 residentes en la instalación, 12 de los cuales han dado positivo por coronavirus, según Bollwage. Ocho miembros del personal también tienen el virus, incluidos el director de enfermería y un médico que fueron hospitalizados; mientras otros cuatro esperan los resultados de las pruebas.

En correos electrónicos obtenidos por nuestra cadena hermana NBC 4 se señala que el primer grupo de 7 pacientes fue transportado al centro médico Trinitas Regional el fin de semana del 21 al 22 de marzo. De esos uno murió y otro se encuentra en estado crítico.

En ese momento, el Oficial de Salud de Elizabeth, Mark Colicchio, contactó al Departamento de Salud del Estado para informar sobre un posible brote en la instalación, según muestran los registros de correo electrónico. En respuesta, el Departamento solicitó información sobre los pacientes, una lista de los residentes de los hogares de ancianos y el personal con síntomas respiratorios, e instrucciones sobre cómo manejar el coronavirus:  usar el equipo adecuado, aislar a los pacientes posiblemente infectados, cancelar actividades comunales, evaluar al personal y limpiar a fondo las instalaciones.

Colicchio también instruyó a la instalación a no aceptar nuevos pacientes.

Cuatro días después, el centro de ancianos envió al Departamento de Salud de la Ciudad y el del Estado una "lista de pacientes con problemas respiratorios", al parecer ningún personal se había enfermado. Poco después, Colicchio le dijo al Departamento de Salud del Estado, (DOH, por sus siglas en inglés), que cinco residentes del centro habían muerto, según muestran los correos electrónicos obtenidos, y uno de ellos había dado positivo por COVID-19. Colicchio preguntó al departamento si había un "plan de acción para esta instalación", calificándolo de "un asunto muy serio que debe abordarse de inmediato".

El DOH reconoció que hubo una exposición en el hogar de ancianos y dijo que quería "darle al centro dos semanas para ver si sus medidas de control de infecciones funcionan o no", según el director de salud de Elizabeth.

Colicchio dijo que la decisión de esperar pone en peligro la vida de los ancianos, el personal y los socorristas. En solo tres días, el número de residentes que habían sido hospitalizados se había casi triplicado a 13, y ocho murieron.

Para el primero de abril, 12 residentes habían muerto en el hospital, cuatro que dieron positivo y siete que todavía esperaban por resultados, y 11 todavía estaban siendo tratados, nueve de ellos que dieron positivo al COVID-19.

En este momento, Colicchio se sintió más frustrado, tanto con el centro de ancianos como con el DOH, con respecto a la falta de informes o medidas que se estaban tomando para abordar la rápida propagación de la enfermedad.

"Hubo momentos en que este centro ni siquiera podía brindarme una actualización adecuada sobre los residentes que estaban en los hospitales, creo que es totalmente vergonzoso. ¿Por qué se más yo sobre sus pacientes que ellos?", preguntó Colicchio en un correo electrónico al Departamento de Salud.

"Por cierto, esto se está volviendo más grave cada día y NJDOH no toma medidas. Hay más vidas en peligro. Esto es un asunto urgente", finalizó en otro correo electrónico.

Hasta el 8 de abril, 22 de los residentes del centro habían muerto en el hospital o en el centro mismo. Colicchio dijo en uno de los correos electrónicos que las medidas de control de infecciones no estaban funcionando ya que cada vez más residentes eran llevados al hospital, y en promedio moría una persona por día.

"Esto es serio y se necesita con urgencia hacer algo al respecto", dijo el funcionario de salud en una respuesta a un correo electrónico del DOH solicitando más información. "No puedo enfatizar lo emergente que es esta situación y cada momento que pasa los residentes, el personal y los socorristas están en peligro".

El alcalde Bollwage dijo que el Trinitas Medical Center "no dejaba de llamarnos para preguntarles qué estaba pasando con este hogar de ancianos", y que ni él ni Colicchio han podido ponerse en contacto con el centro en los últimos días. El hogar de ancianos no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de nuestra cadena hermana NBC 4.

El Departamento de Salud del Estado dijo en un comunicado que "las instalaciones de atención a largo plazo continúan siendo severamente afectadas. 188 de nuestras instalaciones de atención en el Estado tienen al menos 1 caso de COVID-19. El Departamento de Salud está trabajando en un plan estatal para ayudar a los hogares de ancianos que experimentan grandes brotes y también escasez de personal y equipo ".

Ese plan implica identificar qué pacientes tienen y no tienen el virus, y transportarlos como es debido, según el comunicado.

Los casos positivos de coronavirus han llegado a más de la mitad de todos los hogares de ancianos de Nueva Jersey, lo que representa el 10 por ciento de las muertes totales del Estado por el virus, dijeron las autoridades.

Contáctanos