Estudio revela la relación entre la falta de sueño, la comida chatarra y la obesidad