Bebés bajo riesgo de morir por asfixia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Marta juega con los labios pintados y las redes explotan
    Shutterstock
    Las muertes por síndrome de muerte súbita alcanzaron 2,000 en el 2010.

    CHICAGO— Más de la mitad de los infantes en Estados Unidos duermen con cobijas, almohadas o ropa de cama que podría causar asfixia o síndrome de muerte súbita (SIDS), según un reporte que indica que los padres aun necesitan estar mejor informados sobre como ponen a sus bebés a dormir.

    Investigadores del Instituto Nacional de la Salud (NIH) y del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) analizaron encuestas telefónicas realizadas a 20,000 padres y casi 7 de 8 dijeron que utilizaban cobijas o ropa de cama suave para sus infantes en 1993.

    Esta cifra descendió drásticamente con los años pero en el 2010, todavía más de la mitad de los padres cometían este error. Esta práctica es más común entre madres jóvenes, afroamericanos e hispanos.

    [Relacionado: Embarazada se machaca en el gimnasio]

    La asfixia accidentada en la cama, aunque poco común, es la causa principal de muertes por heridas entre infantes. Mientras que las muertes por SIDS han disminuido en años recientes, todavía alcanzaron 2,000 en el 2010.

    Mientras tanto, las cifras de muerte por asfixia se duplicaron del 2000 al 2010, cuando 640 infantes murieron por asfixia accidentada mientras dormían, según cifras del gobierno.

    Por más de una década, la Academia Americana de Pediatría, el NIH y expertos en seguridad han advertido a padres sobre el uso de utilizar ropa de cama en las cunas, sobre o debajo de los bebés. Esto incluye cobijas, colchas, almohadas y juguetes suaves.

    Pero esto no significa dejar a los infantes congelarse; la ropa de dormir segura es recomendable al igual que mantener el cuarto en una temperatura agradable.

    [Relacionado: Más partos, mayor riesgo cardiovascular]

    La baja en muertes por SIDS es mayormente atribuida a la campaña del gobierno “Back to Sleep”, que enfatiza la importancia de colocar a los bebés de espalda a la hora de dormir, y no boca abajo. Para abarcar otros riesgos a la seguridad mientras los infantes duermen, incluyendo la asfixia, el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano le dieron otro nombre a esta campaña en el 2012: “Safe to Sleep”.

    Otras prácticas seguras incluyen que los bebés duerman solos en cunas o un moisés, no en sofás o camas de agua o piel de oveja.

    Estas muertes de infantes “son trágicas e innecesarias”, dijo Marian Willinger, experta en SIDS para el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano y coautora del estudio.