Exedente de gel desinfectante

NY busca cómo deshacerse de 700,000 galones de desinfectante para manos que ha expirado

El exgobernador Andrew Cuomo dijo en 2020 que las botellas de un galón cuestan alrededor de $6.10. A ese precio, las botellas sin usar se traducen en un costo estatal de alrededor de $4.3 millones. 

Telemundo

Los funcionarios de salud de Nueva York intentan determinar qué hacer con un excedente de más de 700,000 galones de desinfectante para manos sin usar, almacenados en una pista de aterrizaje en un centro de entrenamiento estatal cerca de Utica.

El estado produjo millones de botellas ante la escasez de desinfectante para manos al principio de la pandemia. Los que no se usaron ahora se encuentran en tarimas bajo el sol en un centro de capacitación de preparación estatal en Oriskany, condado de Oneida, cubiertos con lonas azules, informó Politico el mes pasado.

El exgobernador Andrew Cuomo dijo en 2020 que las botellas de un galón cuestan alrededor de $6.10. A ese precio, las botellas sin usar se traducen en un costo estatal de alrededor de $4.3 millones. 

Nueva York usó mano de obra de reclusos para producir su propia línea de desinfectante para manos, NYS Clean. Pero ahora la mayor parte del desinfectante ha expirado, ya que los reclusos en las prisiones estatales comenzaron a fabricarlo a principios de 2020.

El senador republicano Joseph Griffo le escribió a la gobernadora Kathy Hochul sobre el tema esta semana, instándole a considerar una variedad de opciones para la eliminación del excedente, además de considerar el costo de los contribuyentes y los esfuerzos de sostenibilidad.

“Tengo entendido que el estado está considerando formas de deshacerse de este desinfectante, incluido enviarlo fuera del estado para ser incinerado. Esto probablemente sería un esfuerzo costoso”, escribió Griffo en una carta del 15 de junio a Hochul. “Antes de seguir adelante con tal acción, los insto a considerar, explorar y examinar minuciosamente todas las posibles opciones disponibles cuando se trata de deshacerse de los materiales excedentes”.

Griffo continuó ofreciendo varias ideas para desechar el desinfectante, basándose en conversaciones con expertos ambientales. Una era convertir el desinfectante en energía utilizable, potencialmente a través de una instalación de conversión de energía del condado de Oswego que, hasta la fecha, ha convertido más de 1 millón de toneladas de desechos municipales en energía utilizable, según su sitio web.

Además, las empresas de cosméticos podrían estar interesadas en el desinfectante por uno de sus ingredientes, el alcohol isopropílico o alcohol para frotar, que se puede usar en la fabricación de lociones y otros productos, dijo.

“Reconozco la necesidad siempre presente de estar preparado si ocurriera una emergencia”, dijo Griffo. “Sin embargo, debemos asegurarnos de que este producto no se desperdicie y que los intereses de los contribuyentes estén protegidos”.

Una Autorización de Uso de Emergencia Federal requería que Nueva York distribuyera todo el desinfectante de manos NYS Clean excedente para fines de marzo de 2022, explicó Heather Groll, portavoz de la Oficina de Servicios Generales de Nueva York, en un comunicado el jueves citado por Democrat & Chronicle.

En ese momento, la mayoría de las escuelas, hogares de ancianos, hospitales y otros espacios dijeron que ya no necesitaban el producto, agregó. 

"En los primeros días de la pandemia, cuando los neoyorquinos luchaban por encontrar desinfectante para manos en los estantes de sus tiendas locales, el desinfectante para manos NYS Clean era un componente fundamental de la lucha del Estado contra el COVID-19", señaló Groll. 

El portavoz agregó que el estado distribuyó casi un millón de galones entre marzo de 2020 y marzo de 2022.

"El estado de Nueva York continúa almacenando el material de la manera más segura posible y estamos determinando el método adecuado para desecharlo, así como el cronograma para hacerlo", dijo Groll.

Contáctanos