Ataque suicida deja 13 muertos, entre ellos un niño

Insurgente talibán estrelló el coche bomba contra un convoy de seguridad en Afganistán.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Ataca con coche bomba y deja 13 muertos

    El atacante suicida lo hizo contra un convoy de seguridad en una zona alejada de Kabul, capital de Afganistán. (Publicado martes 11 de diciembre de 2018)

    Al menos 13 personas -cuatro miembros de las fuerzas de seguridad afganas y ocho civiles- murieron, y otras doce resultaron heridas el martes en un atentado suicida con coche bomba contra un convoy de las tropas en un distrito de la provincia de Kabul, en el que también pereció el atacante y que fue reivindicado por los talibanes.

    La acción se produjo sobre las 9:20 am hora local cuando un insurgente suicida hizo detonar los explosivos que portaba en la demarcación administrativa de Paghman, al oeste de la capital afgana, dijo en un mensaje a periodistas el portavoz del Ministerio de Interior, Nasrat Rahimi.

    Un portavoz de la Policía kabulí, Basir Muyahid, precisó a Efe que se trató de un atentado con coche bomba y cifró en 13 la víctimas mortales, entre ellas el autor del ataque, que pereció a causa de la explosión.

    Entre los muertos hay cuatro miembros de las fuerzas de seguridad y ocho civiles, incluido un niño, reveló.

    "Otras doce personas, incluidos civiles y miembros de las fuerzas de seguridad, se encuentran heridas y fueron trasladadas a un hospital para recibir tratamiento", concluyó el portavoz policial.

    El portavoz talibán Zabihulah Muyahid reclamó la autoría de la acción en un comunicado, en el que identificó al atacante como Amran Masoum e indicó que su objetivo fueron las fuerzas estadounidenses y la principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS, en inglés).

    Aseveró que en el ataque hubo 23 víctimas, entre muertos y heridos, y tres vehículos fueron destruidos, si bien los insurgentes tienden a ofrecer información sesgada sobre el alcance de sus acciones.

    Las autoridades ya no revelan las bajas entre sus fuerzas, pero según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de EEUU, entre mayo y octubre se registró un récord en comparación con años anteriores.

    La presión insurgente en el campo de batalla también se tradujo en una caída en el territorio controlado por Kabul frente a los talibanes, que descendió a apenas un 55 % en 2018, la cifra más baja desde que el SIGAR contabilizó el dato por primera vez en 2015.