ciudad de nueva york

Migrantes instalan tiendas de campaña fuera del refugio de Randall’s Island por falta de espacio

Un campamento de tiendas de campaña no autorizado está creciendo frente al refugio para inmigrantes más grande de la Ciudad de Nueva York.

(AP Photo/Seth Wenig)

Qué saber

  • El refugio está en Randall's Island, donde los ríos Harlem y East se encuentran a lo largo de la costa de Manhattan.
  • Los inmigrantes y sus defensores dicen que la ciudad ha hecho deliberadamente insostenible la vida en Randall's Island para disuadir a la gente de quedarse. Dicen que las condiciones permiten que las pequeñas frustraciones se agraven.
  • Las consecuencias de estas políticas repercutirán durante generaciones, advirtió Diana Ayala, concejal de la Ciudad de Nueva York, una demócrata cuyo distrito del Alto Manhattan incluye Randall's Island.

NUEVA YORK -- En una noche cualquiera, unos 3,000 inmigrantes duermen en catres alineados dentro de enormes tiendas de campaña con calefacción en una pequeña isla con vistas panorámicas del horizonte de Manhattan.

Pero mientras Nueva York lucha por albergar a un creciente número de inmigrantes de la frontera entre Estados Unidos y México, simplemente no hay suficiente espacio en el extenso complejo en Randall's Island, ahora el refugio más grande de la ciudad para solicitantes de asilo.

Así que fuera de las puertas del campamento, un puñado de personas han levantado sus propias tiendas de campaña en pleno frío invierno. Muchos han agotado el tiempo permitido en el sistema oficial de refugios de la ciudad y no han podido conseguir otro lugar en el programa ni encontrar sus propios lugares.

“Tengo muchos enemigos y no recomendaría nada de esto a ninguno de ellos”, dijo Eliana Trillo, una mujer de Venezuela que estaba durmiendo en el campamento no autorizado la semana pasada durante algunas de las noches más gélidas del año. “El frío llega de todas partes”.

Cerca de allí, inmigrantes emprendedores instalaron un mercado rudimentario en la entrada del refugio, vendiendo de todo, desde café casero hasta cigarrillos, zapatillas y jeans. Dado que a los residentes se les prohibió cocinar en los refugios de la ciudad, algunos prepararon comidas en un baño público cercano, cortando carne cruda en el lavabo del baño de hombres junto a los urinarios y los retretes.

Brayann Ruedas, que vendía tazas de café a un dólar en un día helado de esta semana, dijo que es todo lo que él y otros pueden hacer para ganarse la vida mientras esperan su autorización de trabajo.

“Estoy vendiendo café porque no puedo conseguir trabajo”, dijo en español este ecuatoriano de 27 años. "Llegamos en invierno y no hay mucho trabajo en invierno".

Al igual que otras ciudades estadounidenses, Nueva York ha experimentado una dramática afluencia de inmigrantes desde 2022, cuando el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, ordenó que muchos de ellos fueran transportados en autobús desde la frontera directamente a las ciudades lideradas por los demócratas. Los alcaldes de las grandes ciudades han pedido repetidamente más ayuda federal. En Chicago, los recién llegados se han visto obligados a refugiarse en bibliotecas, comisarías de policía, aeropuertos e incluso autobuses urbanos estacionados hasta que se libere espacio en los refugios.

Inaugurado en agosto, el complejo Randall's Island, que incluye una serie de tiendas de campaña para dormir y otras para comer y baños, se encuentra en campos deportivos en el extremo sur de la isla, donde se unen los ríos Harlem y East. Es accesible por autopista o mediante un puente peatonal que se extiende más de media milla (1.1 km) hasta Manhattan.

A principios de este mes, un venezolano de 24 años fue asesinado a puñaladas dentro del refugio administrado por la ciudad. Luego, la semana pasada, una pelea terminó con otro joven hospitalizado con heridas de arma blanca. Más de una docena de personas fueron arrestadas.

Mariles Rivas, una venezolana de 36 años que ha estado viviendo en Randall's Island durante más de un mes, dijo que simplemente no hay suficiente seguridad para mantener el orden en el refugio, que está compuesto en gran parte por hombres solteros.

“Se puede oler el peligro”, dijo en español mientras salía del campamento con su pareja en una tarde fría de esta semana. “Teníamos miedo de volver después de lo sucedido, pero tenemos que estar aquí. No queremos pasar frío”.

Los inmigrantes y sus defensores se quejan de que hay poco para pasar el tiempo en la aislada isla. Dicen que una versión anterior del campamento tenía una sala de estar con televisores y casilleros para guardar pertenencias personales.

Dave Giffen, jefe de la Coalición para las Personas sin Hogar, dijo que la ciudad ha hecho deliberadamente que la vida en Randall's Island y otros refugios para inmigrantes sea lo más insostenible posible para disuadir a la gente de quedarse, permitiendo que las frustraciones latentes se desborden.

“Si continuamente les hacemos las cosas más difíciles, más incómodas y más difíciles, entonces no sorprende que veamos gente acampando en tiendas de campaña en las calles y durmiendo en el metro”, dijo. "Vemos a personas expresar su ira y frustración, y podríamos ver resultados aún peores".

Las consecuencias de estas políticas repercutirán durante generaciones, advirtió Diana Ayala, concejal de la Ciudad de Nueva York, una demócrata cuyo distrito del Alto Manhattan incluye Randall's Island.

“Cuando no tienes esa estabilidad, cuando no tienes el apoyo emocional o social, cuando no sabes si vas a comer, eso afecta tu psique”, dijo.

La oficina del alcalde Eric Adams se negó a comentar esta semana sobre el campamento de tiendas de campaña o el mercado en Randall's Island, pero dijo que los funcionarios están considerando instalar detectores de metales allí y en otros sitios para migrantes. La administración demócrata también está sopesando la posibilidad de ampliar el toque de queda impuesto en algunas instalaciones la semana pasada.

"No se tolerará la violencia y cualquier ilegalidad será perseguida con todo el peso de la ley", escribió la portavoz Kayla Mamelak en un comunicado enviado por correo electrónico. Ella se negó a responder a las preguntas de seguimiento.

Más de 172,400 inmigrantes han llegado y pasado por el sistema de admisión de la ciudad desde la primavera de 2022, dijo la oficina de Adams. Desde entonces, la mayoría se ha mudado a otros lugares o se ha vuelto autosuficiente, pero actualmente más de 67,500 están bajo el cuidado de la ciudad.

En un esfuerzo por liberar más espacio, la ciudad ha establecido un límite de 30 días para las estadías en refugios para inmigrantes adultos solteros como los de Randall's Island. Las personas pueden volver a presentar su solicitud una vez que se les acabe el tiempo, pero no se les garantiza una cama y tienen que hacer fila afuera en el frío para hacer sus peticiones.

A pesar de la ley de "derecho a un refugio" de la ciudad, que existe desde hace décadas (una política exclusiva de Nueva York que obliga a los funcionarios a proporcionar alojamiento de emergencia a cualquiera que lo solicite), unas 850 personas esperan una cama en un refugio cualquier noche, y el tiempo promedio de espera es de casi nueve días, según la Sociedad de Ayuda Legal, que ha estado entre los críticos más acérrimos del alcalde.

Mientras tanto, los inmigrantes se alojan cada vez más donde pueden.

Roberto Medina, un migrante mexicano que vendía pollo asado y chocolate caliente afuera del refugio de Randall's Island esta semana, dijo que cuando se le acabaron los 30 días de refugio, empezó a dormir en el metro, como lo han hecho muchos otros.

“No tenemos adónde ir. No tenemos con quién vivir”, dijo en español. “No tengo familia. No estoy aquí por diversión, sino simplemente por necesidad".


El videoperiodista de Associated Press, Robert Bumsted, contribuyó a este artículo.

Contáctanos