A un año del terremoto en México: las heridas permanecen abiertas

Pese a esfuerzos, la reconstrucción avanza lento y entre acusaciones de corrupción.

24 fotos
1/24
Foto: EFE
El 19 de septiembre del 2017, un devastador terremoto cobró las vidas de casi 400 personas, derrumbó o dañó cerca de 11,000 inmuebles y dejó sin hogar a miles de mexicanos. A un año de la tragedia y pese al optimismo de muchos, las heridas siguen abiertas y duelen. Aquí te contamos las razones.
2/24
Foto: EFE
El 19 de septiembre del 2017, un devastador terremoto cobró las vidas de casi 400 personas, derrumbó o dañó cerca de 11,000 inmuebles y dejó sin hogar a miles de mexicanos. A un año de la tragedia y pese al optimismo de muchos, las heridas siguen abiertas y duelen. Aquí te contamos las razones.
3/24
Foto: EFE
Ciudad de México, enorme en dimensiones y en historia, sufrió daños cuantiosos en términos de vidas y bienes. En la llamada Zona Cero, 49 personas murieron ese martes, cuando las sacudida de magnitud 7.1 derrumbó el edificio ubicado en Álvaro Obregón 286.
4/24
Foto: EFE
A un año de distancia, el solar de Álvaro Obregón 286 luce casi libre de escombros y está tapiado, pero en sus improvisados muros de madera hay recordatorios y exigencias a las autoridades para que las nuevas construcciones se realizan a partir de un atlas de riesgos veraz y actualizado.
5/24
Foto: EFE
Hacia el sur de la ciudad, lejano de la Zona Cero, las calles se transformaron y aún hoy cuentan historias de dolor y enojo, como la que rodea al derrumbe del Colegio Rébsamen, un plantel privado plagado de irregularidades.
6/24
Foto: EFE
Casi para cumplir el primer aniversario del sismo y en medio de una batalla legal, autoridades dieron la autorización para demoler lo que quedaba del Colegio Rébsamen, que hoy luce así, bardeado de manera provisional.
7/24
Foto: EFE
Desde los primeros momentos tras el terremoto, a las 1:16 pm hora local, cientos de rescatistas acudieron al Colegio Rébsamen con el propósito de salvar a los niños que quedaron atrapados; pese a los esfuerzos, 19 pequeños murieron y llenaron de luto a la sociedad.
8/24
Foto: EFE
Pero aun cuando inmuebles como el Rébsamen sean demolidos o cubiertos con bardas, las autoridades no han podido escapar a los señalamientos de corrupción que permitió una construcción irregular en esa escuela, cuya dueña permanece oculta de la justicia.
9/24
Foto: EFE
Pero el Colegio Rébsamen no fue el único plantel dañado. Cientos de escuelas resultaron con daños, algunos tan severos que hicieron necesario demoler, cerrar y mover a los alumnos.
10/24
Foto: EFE
Para el gobierno mexicano, la situación de las escuelas se normalizó en más de 90% y no hay alumnos sin clases, como aseguró el presidente Enrique Peña Nieto horas antes de conmemorar el primer aniversario del terremoto de 2017.
11/24
Foto: EFE
Las aulas improvisadas, con mobiliario dañado, pisos de tierra y grupos que comparten varios niveles escolares son evidentes no solo en Ciudad de México, sino en comunidades de estados como Morelos, Puebla, Guerrero, Chiapas y Oaxaca que también resultaron con daños severos.
12/24
Foto: EFE
La improvisación a un año del terremoto del 2017 es perceptible también en las viviendas. Decenas de familias hacen esfuerzos por habituarse a vivir en las tiendas de campaña que donó el Gobierno de China.
13/24
Foto: EFE
En predios donde se mezclan escombros con la esperanza, es habitual ver las casas azules, una tras otra, mientras sus habitantes vigilan sus escasas pertenencias y hacen lo posible por seguir sus actividades cotidianas.
14/24
Foto: EFE
La mayoría de los habitantes de esas improvisadas comunidades se siguen preguntando cuándo las autoridades darán pasos firmes para impulsar la reconstrucción y dónde quedó la ayuda que de manera solidaria hicieron llegar a México desde diversos países.
15/24
Foto: EFE
Aunque agradecen tener una especie de techo donde pernoctar, para quienes viven en las calles olvidar el drama en que los sumió el terremoto resulta no solo difícil de olvidar sino de encontrar opciones que les permita construir un mejor futuro.
16/24
Foto: EFE
La convivencia entre espacios que recuerdan edificios y personas que ya no están y los escombros que resultaron son un recordatorio permanente de las heridas abiertas por dos terremotos que coincidieron en fecha: el 19 de septiembre de 1985 y el 19 de septiembre de 2017.
17/24
Foto: EFE
Pero si la reconstrucción en Ciudad de México avanza muy lento o de plano no se ve, en poblaciones de los estados que también fueron sacudidos por el terremoto parece que el tiempo se detuvo.
18/24
Foto: EFE
Estados como Oaxaca, Morelos y Puebla -donde se ubica el templo de Santiago Apóstol, en el municipio de Atzala- son conocidos por el patrimonio cultural que poseen. Gran parte de iglesias y edificios coloniales quedaron dañados.
19/24
Foto: EFE
Los muros y cúpula del templo de Santiago Apóstol en el municipio de Atzala, estado de Puebla, cayeron con el terremoto y a un año de distancia no hay quien haya acudido a remozarlo.
20/24
Foto: EFE
El problema, dicen los habitantes del municipio de Atzala, no es que no se rehabilite el templo de Santiago Apóstol sino que tampoco se ha hecho nada por reconstruir las viviendas y calles que resultaron dañadas por el terremoto.
21/24
Georgia Shepard
Algo similar ocurre con el santuario del Señor de Tepalcingo, en el estado de Morelos, donde los daños sufridos a causa del terremoto son cuantiosos.
22/24
Foto: EFE
La población del municipio de Tepalcingo, en el estado de Morelos, busca apoyar con poco éxito la restauración de los bienes culturales nacionales dañados por los terremotos de septiembre de 2017.
23/24
Foto: EFE
Aun cuando la restauración del patrimonio cultural en México es importante, a decir de los sobrevivientes no lo es más que dotar a los afectados de viviendas que suplan las que perdieron, como ocurre con los habitantes del multifamiliar Tlalpan, en Ciudad de México.
24/24
Foto: EFE
Los habitantes de esa zona no se resignan a perder su patrimonio, y cuidan su espacio aunque ello signifique convivir entre escombros.
Contáctanos