Mujeres van a la escuela a combatir el machismo

Modelos patriarcales de sumisión las impiden ser autosuficientes.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La escuela contra el machismo en México

    Mujeres en el estado de Oaxaca concurren a una organización para ser independientes. (Publicado lunes 20 de febrero de 2017)

    En muchas comunidades del estado de Oaxaca, los usos y costumbres provocan la marginación y maltrato de las mujeres, por eso un grupo de activistas luchan impartiendo clases y talleres que pretenden devolverles a todas ellas el valor y la fuerza para amarse y ser independientes

    Ninguna de estas mujeres sabía del enorme poder que llevaba dentro, porque estuvo cohibido en medio de una sociedad en la que el sexo femenino no vale nada.

    "Queremos incidir en la ruptura de paradigmas que neutralizan la dominación de género", explica Lidia Aguado, responsable de la escuela feminista. 

    En la Escuela para la Libertad de las Mujeres en Oaxaca, Aguado trabaja desde hace más de un año para crear conciencia entre quienes por su cultura sienten que solo deben hacerse cargo de la casa y de los hijos, sin tener derecho a nada más. 

    "Nos damos cuenta de que no nada más me pasa a mí, también a varias mujeres y decimos eso no es normal, no es estable", comparte Arely García, una de las alumnas.

    García es una primeras que llegaron a cursar las clases que se imparten de forma gratuita y dice que en ellas aprendió a defenderse, a revelarse, a luchar, y sobre todo a valorarse.

    El taller de desobediencia usa la música y los movimientos corporales para enseñarle a las alumnas a decir no al patriacado y al machismo.

    Y erradicar la violencia es uno de los objetivos principales, por lo que les enseñan a defender sus derechos ante sus agresores de manera verbal y, como última instancia, a usar su fuerza para defenderse.

    Las responsables de esta escuela bien saben para que ser autosuficiente hay que saber hacer de todo, por lo cual les enseñan a sus alumnas a agarrar las herramientas, a poner piezas y apretar tuercas para hacer trabajos que históricamente han sido considerados para hombres. 

    Labores de plomería, electricidad, gas y todo tipo de reparaciones básicas del hogar son elaboradas supliendo la fuerza por la inteligencia y la pasión. 

    "También tenemos derecho de sostener a la familia y ser autosuficientes", afirma Noemí Flores, habitante de Oaxaca.

    Y con esa visión trabajan de forma teórica y práctica con quienes han sido vulneradas por el sexo opuesto, para que corrijan su historia y no permitan que los errores se sigan repitiendo con las nuevas generaciones.