Tormenta Nicole

Tormenta Nicole con NY en la mira: La Florida se prepara para el impacto antes de un giro hacia el noreste de EEUU

Nicole podría convertirse en huracán antes de tocar tierra en Florida de miércoles a jueves, y Nueva York también sentirá sus remanentes.

Telemundo

NUEVA YORK - Se espera que la tormenta tropical Nicole golpee Florida, posiblemente como un huracán de categoría 1, en solo horas, antes de girar hacia la costa noreste de EEUU, donde sus remanentes podrían inundar el área de la ciudad de Nueva York con hasta 4 pulgadas de lluvia, junto con fuertes vientos y marejadas a partir del viernes.

Según el boletín de las 7 a.m. ET de este miércoles del Centro Nacional de Huracanes, el sistema se encontraba 60 millas al este-noreste de la isla Great Abaco y a 240 millas al este de West Palm Beach, Florida.

El ciclón tenía vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora, y se movía en dirección oeste-suroeste a una velocidad de 13 mph.

Parte del sur de Florida permanece en el cono de trayectoria del sistema, aunque antes de llegar al estado la tormenta pasaría sobre las Bahamas y comenzaría a subir.

En este punto, se espera que el área triestatal vea de 1 a 2 pulgadas de agua generalmente extendida, con cantidades localmente más altas posibles en algunos lugares. La Autoridad En El Tiempo (LAEET) indicó que un sistema frontal que se mueva hacia la región de viernes a sábado podría interactuar con Nicole, generando totales más altos. Mucho podría cambiar durante el día siguiente dependiendo de la trayectoria de la tormenta. (Síguelo en vivo aquí).

Las ráfagas de viento podrían superar las 40 mph en algunos lugares, y se espera que el peor clima llegue durante la noche del viernes al sábado. Las inundaciones repentinas son una preocupación para la mayoría de los tres estados, pero especialmente para el norte y el oeste de la ciudad de Nueva York.

Todavía se pronostica que Nicole se convertirá en un huracán antes de tocar tierra en Florida durante la noche del miércoles al jueves, y la mayor parte de la costa este del estado podría ver marejadas ciclónicas de 3 a 5 pies, lo que podría ser peligroso. Las advertencias de huracanes y tormentas tropicales, junto con las advertencias y alertas de marejadas ciclónicas, ya están vigentes para algunos.

Una vez que pasa el sistema, las temperaturas descienden desde mediados de los 60 hasta los 40 grados, donde se espera que permanezcan durante la mayor parte de la próxima semana. Es noviembre, después de todo.

A lo largo de la costa atlántica central de Florida, los administradores del condado advirtieron a los residentes que la tormenta tropical podría provocar más inundaciones y erosión de las playas solo unas semanas después de que Ian inundara la región con niveles de agua sin precedentes.

En el condado de Volusia, hogar de Daytona Beach, los funcionarios del condado aconsejaron a los residentes costeros que consideraran mudarse a un lugar más seguro lo antes posible.

El director de emergencias del condado de Volusia, Jim Judge, dijo que el área podría recibir de 4 a 8 pulgadas de lluvia y vientos lo suficientemente fuertes como para causar inundaciones y cortes de energía generalizados, junto con daños más permanentes.

“Necesitamos tomar esta tormenta muy en serio porque podría causar más erosión costera, lo que podría ser devastador para nuestras propiedades frente al mar afectadas por el huracán Ian”, dijo Judge en un comunicado.

El condado de Volusia es uno de los pocos condados de Florida donde se permite conducir en las playas. Los vehículos estaban prohibidos en la arena desde el martes hasta que pase la tormenta. Funcionarios del condado dijeron que las reparaciones de los diques dañados por Ian estaban suspendidas. Los inspectores de edificios también vigilaban la integridad estructural de unas dos docenas de casas frente al mar ya dañadas por Ian y amenazadas por la nueva tormenta.

“El potencial de impacto es muy significativo en términos de erosión”, dijo Jessica Fentress, directora de la división costera del condado de Volusia. “Están pidiendo un evento de oleaje, además de la marea alta además de una situación de viento”.

En el condado de Seminole, al noreste de Orlando, los funcionarios abrieron lugares de distribución de bolsas de arena el lunes.

Justo cuando las aguas habían retrocedido de cientos de hogares de residentes, el condado de Seminole enfrentó la posibilidad de recibir 7 pulgadas de lluvia en algunas áreas de Danielle, dijo Alan Harris, gerente de emergencias del condado de Seminole.

Los funcionarios también se preocuparon por los peligros de los vientos que arrastran grandes montones de escombros que aún quedan en las carreteras y en los patios dejados por Ian.

“Nadie quiere escuchar eso, pero así es como se ve hoy”, dijo Harris en una conferencia de prensa el lunes. “Estamos tratando de preparar a nuestra comunidad para lo peor y esperando lo mejor”.

La temporada de huracanes en el Atlántico comenzó el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre.

Contáctanos