ciudad de nueva york

Detienen a decenas de manifestadores mientras se intensifican las protestas en Columbia y NYU

Los acontecimientos del lunes se producen días después de que el presidente de la universidad, Minouche Shafik, testificara en el Capitolio sobre el antisemitismo en el campus tras el ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre.

Telemundo

Lo que debes saber

  • La presidenta de la Universidad de Columbia declaró todas las clases remotas para el lunes, citando las protestas pro-palestinas en curso en el campus de Morningside Heights de la escuela Ivy League y los crecientes informes de miedo de los estudiantes al pedir un "reinicio".
  • Los estudiantes se habían opuesto a la acción militar israelí en Gaza y exigieron que la escuela desinvirtiera en empresas que, según ellos, "se benefician del apartheid israelí".
  • El alcalde Eric Adams dijo el domingo por la tarde, mientras un rabino instaba a los estudiantes judíos a huir del campus de Columbia, que estaba "horrorizado y disgustado con el antisemitismo que se está arrojando en el campus de la Universidad de Columbia y sus alrededores".

NUEVA YORK -- Decenas de manifestantes propalestinos fueron arrestados después de desafiar una fecha límite de la Universidad de Nueva York para abandonar el área el lunes por la noche, horas después de que la presidenta de la Universidad de Columbia cambiara todas las clases remotas el lunes, citando protestas en curso en la escuela de la Ivy League.

Los estudiantes se habían reunido en la propiedad de la universidad frente a la Escuela de Negocios Stern, instalaron docenas de tiendas de campaña y hablaron. La Universidad de Nueva York dijo en un comunicado que unos 50 manifestantes iniciaron una manifestación en la plaza frente a la escuela de negocios sin previo aviso. También hubo algunos piqueteros en la acera pública. Se cerró el acceso a la plaza y continuaron las clases.

"Somos jóvenes. Estamos en la universidad. Tenemos la capacidad y estamos siendo educados en todas estas cosas", dijo uno de los manifestantes. "Tomamos clases de ciencias sociales, tomamos clases que se supone que ilícitan la humanidad que hay en nosotros. Este es el momento que tenemos para actuar. Decir que algo anda mal o objetarlo en retrospectiva no es suficiente".

El estudiante que no quiso ser identificado habló sobre la importancia de que los estudiantes se unan públicamente por los palestinos.

"Va más allá de Columbia, va más allá de la Universidad de Nueva York, es para la gente de Gaza", continuó la persona. "Es para el pueblo de Palestina. Es para su lucha. Es para su liberación".

La policía advirtió repetidamente al grupo que abandonara el campus a petición de la Universidad de Nueva York. Cientos de agentes con cascos mantuvieron la fila antes de entrar, más de cuatro horas después de las 4 p.m. La escuela anunció una fecha límite para que las personas se fueran y no enfrentaran consecuencias.

La escuela ordenó a los manifestantes que se dispersaran después de "una brecha en las barreras establecidas en Gould Plaza" que permitió que más manifestantes se unieran a la manifestación, rompiendo lo que la escuela llamó un requisito de seguridad. La escuela dijo que creía que muchos de los manifestantes que se unieron no estaban afiliados a la Universidad de Nueva York.

"Con la ruptura de las barricadas esta tarde, se violó ese requisito, y fuimos testigos de un comportamiento desordenado, perturbador y antagónico que ha interferido con la seguridad de nuestra comunidad… En un momento, explicamos a los manifestantes que "Necesitábamos disolvernos en una hora y no habría consecuencias adversas", dijo la Universidad de Nueva York en un comunicado. “Sin embargo, muchos se negaron a irse. También supimos que hubo cánticos intimidantes y se reportaron varios incidentes antisemitas. Dado lo anterior y los problemas de seguridad planteados por la infracción, solicitamos ayuda a la Policía de Nueva York. La policía instó a los que estaban en la plaza a salir pacíficamente, pero finalmente realizó varios arrestos".

Los policías se abrieron paso entre la multitud, usando bridas para realizar arrestos. En su declaración, la Universidad de Nueva York dijo que "los acontecimientos de hoy no tenían por qué conducir a este resultado".

Después de que la Policía de Nueva York intervino, una enorme fila de detenidos quedó esperando para subir a los autobuses cerca de la escuela de Greenwich Village.

Frente al campamento no autorizado de la Universidad de Nueva York, una multitud más pequeña de partidarios proisraelíes respondió. En general, las voces de ambos lados se han mantenido pacíficas.

Mientras tanto, en Morningside Heights, las protestas se extendieron al sexto día el lunes en Columbia. Las manifestaciones se han visto empañadas por un antisemitismo generalizado, amenazas y forasteros que han llegado al campus en conflicto para promover sus propias agendas, escribió la presidenta Minouche Shafik en una carta a la comunidad universitaria. Inicialmente, los manifestantes establecieron un campamento en el jardín sur antes del testimonio de Shafik ante el Congreso sobre el antisemitismo en el campus tras el ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre.

Los estudiantes se habían opuesto a la acción militar israelí en Gaza y exigieron que la escuela desinvirtiera en empresas que, según ellos, "se benefician del apartheid israelí".

El jueves, Shafik informó a la policía que su presencia era problemática y pidió ayuda a la Policía de Nueva York para despejar a la multitud. Esa tarde más de 100 manifestantes fueron arrestados.

En su carta a la comunidad universitaria el lunes, Shafik dijo que estaba "profundamente entristecida" por lo que estaba sucediendo en el campus.

"Nuestros vínculos como comunidad han sido puestos a prueba severamente de maneras que requerirán mucho tiempo y esfuerzo para reafirmarse. Los estudiantes de una variedad de comunidades han expresado temores por su seguridad y hemos anunciado acciones adicionales que estamos tomando para abordar las preocupaciones de seguridad. ", escribió Shafik. "El decibelio de nuestros desacuerdos no ha hecho más que aumentar en los últimos días. Estas tensiones han sido explotadas y amplificadas por personas que no están afiliadas a Columbia y que han venido al campus para seguir sus propias agendas. Necesitamos un reinicio".

Al reconocer el dolor por la devastación en el Medio Oriente, Shafik dijo que "deberíamos tener conversaciones serias" y las mantendremos sobre cómo Colombia puede contribuir. Pero, señaló, "no podemos permitir que un grupo dicte términos e intente alterar hitos importantes como la graduación para promover su punto de vista".

Shafik instó a sentarse y llegar a un compromiso.

Mientras tanto, escribió Shafik, "para reducir el rencor y darnos a todos la oportunidad de considerar los próximos pasos, anuncio que todas las clases se llevarán a cabo virtualmente el lunes. Los profesores y el personal que puedan trabajar de forma remota deberían hacerlo; El personal esencial debe presentarse a trabajar de acuerdo con la política de la universidad. Nuestra preferencia es que los estudiantes que no viven en el campus no vengan al campus".

Se espera que esos próximos pasos incluyan la convocatoria de un grupo de trabajo de decanos, administradores universitarios y miembros del cuerpo docente para tratar de solucionar la crisis de protestas. Shafik pidió un debate y un compromiso pacíficos continuos. También dijo que si bien comprende la vacilación a la hora de utilizar la Policía de Nueva York para gestionar las protestas en los campus, también dijo que sabe que escuchar las reglas contribuirá en gran medida a que se escuchen las voces.

"Deberíamos poder hacerlo nosotros mismos", reconoció Shafik. No está claro cuánto tiempo las clases podrían permanecer remotas.

La medida causó frustración entre muchos estudiantes.

"Tengo derecho a mi educación, no está bien", dijo el lunes una estudiante de tercer año. "Si [Shafik] dice que todas las clases deben ser virtuales, está reconociendo y reconociendo que es un riesgo para la seguridad no solo para los estudiantes judíos, no solo para los estudiantes palestinos".

La Policía de Nueva York celebró una rueda de prensa en Columbia justo antes de la hora del almuerzo para abordar las preocupaciones, incluido el motivo por el que el departamento no ha hecho más para abordar lo que los estudiantes judíos llaman un ambiente de intimidación en la escuela.

Los jefes de la Policía de Nueva York explicaron que legalmente sus agentes no pueden ingresar a una propiedad privada, como lo es Columbia, sin que lo solicite una persona específica en una llamada al 911 o la propia universidad, lo que Shafik hizo por carta la semana pasada. Sin embargo, si un estudiante que está siendo acosado llamara a la policía, la Policía de Nueva York dice que sus agentes podrían "responder absolutamente".

Hasta donde sabe el departamento, no han recibido informes de violencia física contra nadie en el campus. El subcomisionado de Información Pública del Departamento de Policía de Nueva York, Tarik Sheppard, dijo que "no hay amenazas creíbles a ningún grupo o individuo en particular".

Dicho esto, Shafik admitió que "ha habido demasiados ejemplos de comportamiento intimidante y acosador en nuestro campus" en los últimos días.

"El lenguaje antisemita, como cualquier otro lenguaje utilizado para herir y asustar a la gente, es inaceptable y se tomarán las medidas adecuadas", continuó. "Instamos a los afectados a que denuncien estos incidentes a través de los canales universitarios. También queremos recordar a todos el apoyo disponible para cualquier persona afectada negativamente por los acontecimientos actuales".

No se han reportado heridos importantes durante las manifestaciones, aunque la temperatura está aumentando.

El alcalde Eric Adams dijo el domingo por la tarde que estaba "horrorizado y disgustado por el antisemitismo que se escupe en el campus de la Universidad de Columbia y sus alrededores".

En una publicación en X, el demócrata dijo que había ordenado a la Policía de Nueva York que investigara cualquier actividad ilegal y arrestara a cualquiera que infringiera la ley. Adams también insistió en que "el odio no tiene lugar en nuestra ciudad".

Otro campamento surgió en Manhattan en solidaridad con los estudiantes de Columbia, esta vez en la Universidad de Nueva York. Los estudiantes propalestinos se reunieron en propiedad de la universidad, instalaron tiendas de campaña y hablaron.

"Somos jóvenes. Estamos en la universidad. Tenemos la capacidad y estamos siendo educados en todas estas cosas", dijo uno de ellos. "Tomamos clases de ciencias sociales, tomamos clases que se supone que ilícitan la humanidad que hay en nosotros. Este es el momento que tenemos para actuar. Decir que algo anda mal o objetarlo en retrospectiva no es suficiente".

Este estudiante que no quiso ser identificado habló sobre la importancia de que los estudiantes se unan públicamente por los palestinos.

"Va más allá de Columbia, va más allá de la Universidad de Nueva York, es para la gente de Gaza", continuó la persona. "Es para el pueblo de Palestina. Es para su lucha. Es para su liberación".

Tras los arrestos en Columbia la semana pasada, los manifestantes pro palestinos instalaron campamentos en otros campus de todo el país, incluidos la Universidad de Michigan, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Carolina del Norte.

Frente al campamento de la Universidad de Nueva York, los partidarios de Israel respondieron.

La Universidad de Nueva York dijo en un comunicado que unos 50 manifestantes iniciaron una manifestación en la plaza frente a la escuela de negocios sin previo aviso. También hubo algunos piqueteros en la acera pública. Se cerró el acceso a la plaza y continuaron las clases.

“La Universidad está comprometida a minimizar la interrupción de su misión académica; prevenir la escalada y la violencia; y excluyendo el odio, el acoso o las amenazas dirigidas a cualquier miembro de la comunidad de la Universidad de Nueva York", dijo el portavoz de la Universidad de Nueva York, John Beckman. "Estamos abordando este problema con urgencia".

Posteriormente, la escuela ordenó a los manifestantes que se dispersaran a las 4 p.m. el lunes después de "una brecha en las barreras establecidas en Gould Plaza" que permitió que más manifestantes se unieran a la manifestación, rompiendo lo que la escuela llamó un requisito de seguridad.

"Con la ruptura de las barricadas esta tarde, se violó ese requisito y fuimos testigos de un comportamiento desordenado, perturbador y antagónico que ha interferido con la seguridad de nuestra comunidad", dijo la Universidad de Nueva York en X. "No podemos tolerar que las personas resulten heridas". …Si se van ahora, nadie enfrentará ninguna consecuencia por las acciones de hoy: ni disciplina, ni policía".

Más temprano ese mismo día, la policía arrestó a varias docenas de manifestantes en la Universidad de Yale el lunes por la mañana después de que funcionarios de la escuela de New Haven, Connecticut, dijeran que desafiaron las advertencias durante el fin de semana para que se fueran.

Antisemitismo en los campus universitarios

Las protestas han sacudido muchos campus universitarios desde el mortal ataque de Hamas el 7 de octubre contra el sur de Israel, cuando los militantes mataron a unas 1,200 personas, la mayoría de ellas civiles, y tomaron aproximadamente 250 rehenes. En respuesta, Israel ha matado a más de 34,000 palestinos en la Franja de Gaza, según el Ministerio de Salud local, que no distingue entre combatientes y no combatientes pero dice que al menos dos tercios de los muertos son niños y mujeres.

Las manifestaciones en las universidades estadounidenses han puesto a prueba la línea entre la libertad de expresión y la inclusión. También han avivado la fricción, con algunos estudiantes musulmanes y sus aliados pidiendo que las escuelas condenen el ataque israelí a Gaza y algunos estudiantes judíos diciendo que ya no se sienten apoyados o seguros en el campus, con un sentimiento antisemita en aumento.

Prahlad Iyengar, un estudiante graduado del MIT que estudia ingeniería eléctrica, estuvo entre las dos docenas de estudiantes que instalaron un campamento de más de una docena de tiendas de campaña en el campus el domingo por la tarde para pedir un alto el fuego y protestar por lo que describen como la “complicidad del MIT en el actual conflicto”. genocidio en Gaza”.

"El MIT ni siquiera ha pedido un alto el fuego, y esa es una demanda que sin duda tenemos", afirmó.

Iyengar también dijo que la escuela de Cambridge, Massachusetts, ha estado enviando reglas confusas sobre las protestas.

“Estamos aquí para demostrar que nos reservamos el derecho a protestar. Es una parte esencial de vivir en un campus universitario”, dijo, y agregó que han recibido apoyo tanto de estudiantes de posgrado como de estudiantes universitarios.

El domingo, Elie Buechler, rabino de la Iniciativa de Aprendizaje Judío de la Unión Ortodoxa en Columbia, envió un mensaje de WhatsApp a casi 300 estudiantes judíos recomendándoles que se fueran a casa hasta que fuera más seguro para ellos en el campus.

Nicholas Baum, un estudiante de primer año judío de 19 años que vive en un seminario teológico judío que se construye a dos cuadras del campus de Morningside Heights de Columbia, dijo que los manifestantes durante el fin de semana estaban "pidiendo a Hamas que arrasara con Tel Aviv e Israel". Dijo que algunos de los manifestantes que gritaban insultos antisemitas no eran estudiantes.

“Los judíos tienen miedo de Colombia. Es tan simple como eso. Ha habido mucha difamación del sionismo, y eso se ha extendido a la difamación del judaísmo”, dijo.

Varios estudiantes de Columbia y Barnard College dijeron que fueron suspendidos por participar en las protestas de la semana pasada, incluida la estudiante de Barnard Isra Hirsi, hija de la representante demócrata estadounidense Ilhan Omar.

Contáctanos