nypd de luto

Adiós a un héroe: ciudad honra al detective del NYPD, Wilbert Mora, durante emotivo funeral

Los detectives Jason Rivera y Wilbert Mora, murieron en un tiroteo en Harlem mientras respondían a una llamada de violencia doméstica.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Los detectives Jason Rivera y Wilbert Mora, murieron en un tiroteo en Harlem mientras respondían a una llamada de violencia doméstica.
  • El funeral de Rivera fue este pasado viernes, 28 de enero, en la Catedral de San Patricio.
  • El velorio de Mora fue el martes en la misma catedral, y su funeral se realizará el 2 de febrero.

NUEVA YORK -- Por segunda vez en menos de una semana, un mar de policías y civiles se reunieron en la emblemática Catedral de San Patricio en el centro de Manhattan para rendir homenaje a un joven detective asesinado a tiros mientras respondía a una llamada de ayuda en Harlem.

El funeral de Wilbert Mora, de 27 años, comenzó con una emotiva interpretación de "Amazing Grace" el miércoles en la misma catedral católica romana donde su compañero de policía, Jason Rivera, de 22 años, fue ascendido póstumamente a detective de primer grado la semana pasada durante su propio funeral.

Mora recibió el mismo honor, que le otorgó la Comisionada de la Policía de la Ciudad de Nueva York, Keechant Sewell, ante multitudes de seres queridos y amigos en duelo, en su funeral.

"Era un verdadero líder, un destacado recluta de policía, un oficial excepcional y la primera generación de su familia en unirse a una profesión que pide a hombres y mujeres valientes que dejen sus propias familias todos los días para proteger y ayudar a los demás", dijo Sewell, condenando el acto de violencia que le robo las vidas a Mora y Rivera.

Sewell, dijo el miércoles durante el funeral, que era indescriptible que el departamento estuviera una vez más en las calles frente a la Catedral de San Patricio para llorar a un compañero oficial.

"Un mar de oficiales no debería tener que salir a las calles por segunda vez en cinco días para denunciar la terrible pérdida de un hijo y un hermano de 27 años, reunidos en y alrededor de un lugar que representa tan grandemente la enormidad de la fe", dijo Sewell. “La familia del oficial de policía Wilbert Mora confió en que él, un hombre amado que enviaron para servir a esta ciudad, regresaría a casa con ellos, siempre lo hizo. Sus colegas confiaron en que volvería a trabajar con ellos otro día. Nunca dejó de hacerlo en el pasado."

"Absolutamente amaba este trabajo. Con un alma amable y gentil y una risa contagiosa, se preocupaba profundamente por su familia y realmente valoraba a sus amigos", agregó Sewell, llamando a Mora un "gigante" en una ciudad conocida por sus altísimos rascacielos e individuos poderosos.

Mora y Rivera recibieron disparos mortíferos el 21 de enero mientras respondían a una llamada sobre una discusión doméstica en un apartamento.

Mora recibió un disparo en la cabeza y una bala se le alojó en el cerebro. Le quitaron el soporte vital en un hospital de Manhattan cuatro días después del tiroteo. Su corazón, hígado, páncreas y ambos riñones fueron donados a otras personas antes de fallecer, lo que permitió a los médicos salvar cinco vidas más.

Hermana de Wilbert Mora: "era un joven lleno de sueños, sueños que hoy se quedarán sin cumplir"

Su hermana Karina Mora, y su hermano, Wilson Mora, hablaron junto con su prima Claribel Jiminian durante el funeral. Karina describió a su "hermanito" como "la alegría de la casa".

"No importaba que tan cansado venía de trabajar, Wilbert iluminaba nuestra casa con su sonrisa. Y hoy esa luz, hoy se apaga", dijo Karina.

"Estaba haciendo una diferencia...el la ciudad que escogió servir como policía", dijo.

"Desde ese día siento que estoy en una pesadilla que nunca termina", dijo Karina sobre el día que se enteró que su hermano fue herido mortalmente en un tiroteo.

Karina le hizo un llamado a los legisladores a que pongan un fin a la violencia armada en la Ciudad de Nueva York.

"Duele saber como dos jóvenes ejemplares como el oficial Jason Rivera y Wilbert Mora nos fueron arrebatados", continuo Karina. "Dos jóvenes que quisieron hacer una diferencia y un cambio en su ciudad con su servicio y su entrega. Ahora solo me pregunto, ¿cuántos Wilberts, cuántos Jasons, cuantos oficiales mas deberán perder sus vidas para que este sistema cambie? ¿Cuántas vidas más de los que nos protegen deberán de ser arrebatadas por la violencia y el crimen? ¿Cuántas madres más? ¿Cuántos hijos tendrán que perder su familia por pasar por este trauma y este tipo de tragedia?

"Los oficiales de la Policía de New York nos protegen, pero a ellos, ¿quiénes los protegen? ¿Quiénes miran por sus vidas? Eso no lo sé...Legisladores el crimen terminó con la vida de dos jóvenes ejemplares que solo dieron lo mejor de ellos a su ciudad...Tomen acción. Ya basta".

Entre lágrimas familiares se despiden del oficial Wilbert Mora: "hasta siempre mi querido bebé grande"

Entre lagrimas, Jiminian llamó a su primo la "columna de nuestra familia", diciendo que la columna "fue desplomada causando tan gran enorme vacío."

Mientras que el hermano de Mora, Wilson Mora, lo describió como un "osito de peluche" por su estatura enorme y su gentil forma de ser, diciendo que su madre les dio todo el amor del mundo cuando eran niños, y con el paso de los años Mora aprendió a compartir ese amor con todos sus amigos y la comunidad.

“Estoy orgulloso de ti, siempre te extrañaré”, dijo su hermano.

Un sombrío alcalde Eric Adams, exoficial de policía, ofreció sus condolencias a la familia y describió a Mora, el menor de cuatro hijos, como un "hermano oficial, un hermano ciudadano" que enfrentó la misma amenaza que enfrenta toda la policía de Nueva York, y la consecuencia que recae sobre algunos de los héroes más honorables del departamento.

“El trabajo de proteger a los neoyorquinos, defender nuestra ciudad, el trabajo que estaba haciendo el oficial Mora cuando lo mataron en el cumplimiento de su deber… Los que nos hemos puesto el uniforme sabemos que lo que le pasó al oficial Mora nos puede pasar en cualquier momento”, dijo Adams, prometiendo todo su apoyo a la familia del joven. "Su dolor es nuestro dolor".

"Reflexionamos sobre su valentía. Recordamos su sacrificio. Son los neoyorquinos contra los asesinos y no perderemos. Protegeremos nuestra ciudad", agregó el alcalde, comprometiéndose a erradicar la plaga de la violencia armada "tallando caminos de muerte" en la ciudad.

"Estoy orgulloso de ti, siempre te extrañaré": hermano del oficial Wilbert Mora

Mora llegó a los EE.UU. a los 7 años de su natal República Dominicana. Se unió a la policía de la Ciudad de Nueva York en octubre de 2018, después de graduarse de la universidad John Jay College of Criminal Justice. Un estudiante que creció en East Harlem, estaba interesado en mejorar las relaciones entre la policía y los vecindarios que patrullaban, según una de sus profesoras, Irina Zakirova.

Esa sensibilidad perduró en su labor policial. Stephanie McGraw, una defensora de las víctimas de la violencia doméstica que conoció a Mora mientras visitaba su comisaría, dijo la semana pasada que “comprendía la importancia de asumir este papel tan crucial e importante como oficial de policía, no solo para marcar la diferencia sino también para traer más hombres y mujeres de color al NYPD".

Al mismo tiempo, Mora realizó 33 arrestos durante sus pocos años en el trabajo. Los compañeros oficiales lo recordaron como un colega humilde y servicial que tomaba el autobús para ir al trabajo.

Sus contribuciones para ayudar a otros continuaron después de su muerte. Las donaciones de órganos de Mora beneficiaron a cinco personas, según la organización que manejó la donación.

El pistolero, Lashawn McNeil, de 47 años, murió después de que un tercer oficial le disparara cuando intentaba huir, dijeron las autoridades.

Un funeral lleno de emociones y dolor para despedir al policía Wilbert Mora

El martes, el público se unió a amigos, familiares y colegas de cerca y de lejos para presentar sus respetos el martes a Mora en un velorio en la Catedral de San Patricio.

El dolor provino de aquellos que lo conocían y amaban, y de aquellos que acababan de enterarse de él por primera vez, que estaban tan tristes por su asesinato que se sintieron obligados a venir en persona y, con suerte, enviar un mensaje a la familia.

La Quinta Avenida, típicamente concurrida, se detuvo, ya que un mar de policías estaba presente mientras el ataúd de Mora entraba a la catedral.

Sewell anunció la muerte de Mora la semana pasada en un tuit, poco después de que se sometiera a una cirugía para donar sus órganos, lo que se sumó a lo que ella llamó un dolor “incalculable” dentro del departamento.

Sewell llamó a Mora "3 veces héroe. Por elegir una vida de servicio. Por sacrificar su vida para proteger a los demás. Por dar vida incluso en la muerte a través de la donación de órganos".

Mora y Rivera “fueron oficiales dedicados, valientes y compasivos, amados por muchos. El dolor que sienten sus familias es inconmensurable. Oramos por ellos; seremos fuertes por ellos”, dijo Sewell en un mensaje después de la muerte de Mora.

Una marea azul se extendió por toda la Catedral de San Patricio.

Un oficial que trabajó con Mora y Rivera recordó cómo el físico poderoso de Mora, alto y fuerte con la estructura de un jugador de fútbol americano, desmentía lo accesible que era.

“Era un joven muy humilde. Siempre estaba feliz, siempre dispuesto a ayudar en cualquier forma que pudiera”, dijo el martes el oficial Keith Hall.

“Solo lloro por su familia. Estoy afligido por mi cuenta, pero solo puedo imaginar cómo se siente la familia”, dijo Hall, quien ha recaudado más de $310,000 en una recaudación de fondos para las familias de los oficiales asesinados.

“La ciudad debería estar de duelo después de perder a dos grandes personas que fueron grandes, grandes personas que sirvieron a la comunidad y luego pagaron el máximo sacrificio. Así que todos deberíamos tener el corazón apesadumbrado en este momento”, dijo.

Las emotivas imágenes del último adiós aquí.
Contáctanos