México: siete mujeres fueron asesinadas cada día

La violencia de género no tiene frenos, según los datos oficiales

violencia-mujer-generica

La cifra es escalofriante: al menos siete mujeres fueron asesinadas cada día en México durante el 2013 y el 2014; y entre ellas predominan los cometidos contra niñas, adolescentes y mujeres jóvenes: siete de cada 100 mujeres asesinadas eran niñas de 0 a 14 años.

Los datos provienen del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el estudio “Estadísticas a propósito del Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer” que se conmemora este miércoles.

La violencia de género es un patrón arraigado en la sociedad mexicana, donde se reproduce en todas sus vertientes: física, emocional, laboral, sexual, económica, patrimonial y hasta llegar a lo que ya es definido como feminicidio en algunos de los estados.

Según el Inegi, las mujeres son el blanco perfecto de la violencia y 63 de cada 100 ha sido víctima de al menos una agresión de cualquier tipo.

“Ello muestra que las mujeres están sometidas a agresiones múltiples que se ejercen por muy diversos agresores, desde los más cercanos hasta por extraños o ajenos a su espacio y relaciones cercanas”, precisó el Inegi.

Entre los probables agresores fueron identificados la pareja, el esposo o novio, algún familiar, compañero de escuela o del trabajo, alguna autoridad escolar o laboral, y hasta extraños.

La expresión más brutal de la violencia, cita el estudio, es aquella que pone en riesgo la vida de la mujer y que en muchos casos tiene la intención de acabar con ella.

En México, en los últimos 15 años los homicidios son ya un fenómeno estructural afectado por las coyunturas, lo que significa que los asesinatos de mujeres son generados por un patrón cultural.

Algunas de las estadísticas que consigna el Inegi son:

En el periodo de 2000-2014, se registraron 235,000 muertes por homicidio, de los cuales el 11.2% fueron contra mujeres; la mayoría jóvenes entre 20 y 30 años.

La mayor parte de feminicidios entre 2012 y 2013 se cometieron en Guerrero, Zacatecas y el Estado de México.

El periodo de mayor violencia en México se ubica entre 2008 y 2011 y los principales cambios se observaron en Chihuahua, donde se disparó de una tasa de 15 a 75 defunciones por cada 100,000 habitantes en 2008 y alcanzó su nivel más alto en 2010 al llegar a 126 defunciones por cada 100,000 habitantes.

Los datos muestran que las mujeres son asesinadas con mayor violencia o saña y que son ultrajadas con medios que producen mayor dolor.

En 2013, 32 de cada 100 mujeres fueron ahorcadas, estranguladas, ahogadas, quemadas o lesionadas con objetos punzocortantes o a golpes con objetos mientras que la mayoría de los homicidios de hombres fueron con arma de fuego (65.2%)

Sin embargo, de 2004 a 2013 la proporción de homicidios de mujeres con arma de fuego aumentó considerablemente al pasar de 28.8% a 43% en 2013.

“En este sentido los aspectos considerados para identificar un homicidio de un feminicidio, son que se trata de homicidios de mujeres que ocurren en circunstancias específicas y se perpetran con saña, pero sobre todo en condiciones donde el Estado y sus agentes no lo castigan, sino por el contrario existe impunidad ante estos hechos”, alertó el Inegi.

La situación va más allá ya que se trata de un conjunto de delitos de lesa humanidad que contienen los crímenes, secuestros y desapariciones de niñas en un contexto de fractura del estado de derecho.

Contáctanos