Mandato de Vacunación en Nueva York

Más sindicatos se unen al acuerdo de la ciudad de Nueva York sobre el mandato de vacunas; policías y bomberos aún indecisos

Los sindicatos abandonarán sus impugnaciones judiciales al mandato de vacunas de la ciudad de Nueva York como parte del acuerdo; aproximadamente 95,000 empleados están ahora cubiertos por los 15 sindicatos que acordaron el trato.

Telemundo

Lo que debes saber

  • La ciudad de Nueva York y 15 sindicatos que representan a decenas de miles de empleados públicos han llegado a un acuerdo sobre el mandato de la vacuna COVID que reafirma el derecho de la ciudad a imponerla y pone fin a los litigios para bloquearla.
  • Básicamente, el acuerdo permite a los trabajadores representados por los sindicatos que presentaron solicitudes de exención antes del 2 de noviembre tener un proceso de arbitraje más largo mientras se les paga y toman las pruebas COVID.
  • Aquellos que solicitaron exenciones médicas o religiosas entre el 3 y el 5 de noviembre aún pueden permanecer en la nómina mientras esperan las decisiones de reclamo de sus agencias, pero deben tomar una licencia sin goce de sueldo si optan por apelar las sentencias.

NUEVA YORK - Muchos trabajadores del gobierno que han desafiado el mandato de la vacuna COVID-19 de la ciudad de Nueva York no serán despedidos e incluso seguirán cobrando, por ahora, si solicitaron una exención médica o religiosa en virtud de un acuerdo laboral anunciado el jueves.

El tiempo de duración dependerá de cuántos trabajadores, aproximadamente 12,000 de ellos, presentaron esos reclamos de exención. Y aunque más sindicatos han firmado el acuerdo acordado inicialmente por cuatro de los más grandes, los que representan a los oficiales de policía y bomberos continúan resistiendo.

El acuerdo, similar a uno que ya está en vigor para los maestros, afirma el derecho legal de la ciudad de imponer el mandato a los trabajadores no vacunados. Pero también les permite a esos empleados tomar una licencia sin goce de sueldo hasta al menos fines de junio mientras conservan sus beneficios de salud.

El acuerdo inicialmente cubría cuatro sindicatos importantes que representan a unas 75,000 personas, o casi el 20% de la fuerza laboral de 378,000 miembros de la ciudad, desde aquellos que trabajan en entornos desde parques hasta comedores escolares y camiones de basura, pero otros cinco se unieron al acuerdo el jueves por la noche y seis más habían firmado el viernes, dijo el alcalde.

Un total de 15 sindicatos que representan a 95,000 empleados están ahora en contacto con la ciudad sobre el acuerdo del mandato de vacunas. Esos sindicatos incluyen: DC 37, Teamsters Local 237, Sanitation WOrkers, SEIU Local 300 Buyers, Organization of Staff Analysts (OSA), Sanitation Officer - Local 444, Uniformed Sanitation Chiefs Association, CWA Local 1180, Civil Service Bar Association (CSBA) - Teamsters, Oficiales de Libertad Condicional, Supervisores de Flota de SEIU Local 621, Mecánicos de Automóviles de SEIU Local 246, Consejo de Médicos, TEA de Supervisores de CWA Locales 1181 y TEA de CWA Local 1182.

Los sindicatos de bomberos dijeron el jueves que se les había ofrecido el mismo pacto e hicieron una contrapropuesta a la ciudad, incluida una opción permanente para las pruebas semanales de coronavirus en lugar de la inoculación.

"Todavía no estamos de acuerdo con un mandato rotundo", dijo el presidente de la Asociación de Bomberos Uniformados, Andrew Ansbro, en una conferencia de prensa.

Su sindicato, que representa a los bomberos de base, y la Asociación de Oficiales de Bomberos Uniformados también están pidiendo más tiempo para que sus miembros soliciten exenciones al requisito, tal como está actualmente. Los sindicatos lo están impugnando en los tribunales.

La ciudad llegó a un pacto con el Consejo de Distrito 37 de la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, del Condado y Municipales; Teamsters Local 237; Local 831 de la Asociación de Sanitarios Uniformados y Local 300 del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios antes de que se añadieran a la lista otros cinco.

Sus miembros que solicitaron una exención religiosa o médica antes del 2 de noviembre permanecerán en la nómina con pruebas semanales mientras se resuelven esas solicitudes y cualquier apelación, dijo el alcalde Bill de Blasio.

Esos sindicatos acordaron abandonar el litigio contra el mandato.

Alrededor del 92% de los más de 320,000 empleados de la ciudad están ahora vacunados, dijo De Blasio.

"Las vacunas son fundamentales para nuestra recuperación y nuestra fuerza laboral de la ciudad está liderando el camino", dijo el demócrata en un comunicado.

Henry Garrido, director ejecutivo del Consejo de Distrito 37, dijo que el acuerdo permite a los miembros "tomar decisiones basadas en lo que es mejor para ellos y sus familias y saber que tendrán beneficios de salud disponibles durante este momento crítico".

Aproximadamente 9,000 trabajadores de la ciudad tomaron licencia sin goce de sueldo cuando el mandato entró en vigor el lunes.

Las tasas de vacunación varían significativamente, con algunas agencias que informan tasas de hasta el 100% o cerca de eso y otras informan. Los bomberos del FDNY tienen la tasa de vacunación más baja (79%) de todos los empleados de la ciudad, pero aún así han mostrado un marcado aumento del 60% que fueron vacunados antes de la expansión del mandato de De Blasio.

Los oficiales de correccionales de la ciudad tienen la tasa de vacunación más baja (63%) pero tienen hasta el 1 de diciembre para cumplir con el mandato. Haga un seguimiento de las tasas de vacunación por agencia aquí.

Miles de policías han rechazado la vacuna, pero la mayoría de ellos han solicitado una exención religiosa y continúan trabajando. Solo unas pocas decenas han sido suspendidas, según el comisionado de policía.

En el Departamento de Bomberos, donde 1 de cada 5 bomberos permanece sin vacunar, más de 2,000 bomberos solicitaron licencia por enfermedad cuando el mandato entró en vigencia el lunes, aproximadamente el doble de los que normalmente están enfermos.

"La moral es bastante baja", dijo James Slevin, quien trabaja en una estación de bomberos de Manhattan y es un oficial de la Asociación Internacional de Bomberos, el sindicato matriz de la UFA.

Los bomberos no vacunados “solo quieren volver al trabajo”, dijo, mientras sus colegas trabajan muchas horas.

“La cabeza de nadie está en el lugar correcto en este momento debido al estrés del mandato”, dijo.

La ciudad no ha respondido de inmediato a la contrapropuesta de los sindicatos.

Contáctanos