Jennifer Vazquez

La MTA bajo el escrutinio del Concejo Municipal

Los ejecutivos de la MTA enfrentaron un aluvión de críticas y cuestionamientos sobre el plan de capital de $ 50 mil millones.

NUEVA YORK – El Concejo Municipal acorraló a los altos mandos de la MTA con serios cuestionamientos sobre el plan de capital propuesto de $ 50 mil millones, pero los concejales no fueron los únicos con lupa en mano, pues varios manifestantes exigieron que los fondos se inviertan con sabiduría.

Los manifestantes, que fueron desalojados de la audiencia pública el lunes por la mañana, señalaron que las prioridades de inversión deberían centrarse en modernizar las señales del sistema de trenes, nuevos vagones y la reparación de emergencia de los ascensores.

Los críticos opinan que el dinero no debe entregarse a la policía de tránsito, esto tras varios arrestos arbitrarios de comerciantes en estaciones de tren de vecindarios de inmigrantes.

El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, resaltó que el Gobierno de la ciudad apenas tiene detalles sobre el plan de capital y admitió su escepticismo sobre el mismo. 

"Se nos pide, una vez más, que abramos nuestra billetera para dar más de lo que nunca dimos antes”, sentenció. "Después de absolutamente ninguna aportación (de la MTA), se nos dice que solo entreguemos $ 3 mil millones".

La conmoción estalló en la audiencia cuando decenas de miembros del sindicato TWU Local 100 interrumpieron la declaración de apertura de Pat Foye, presidente y CEO de la MTA. El incesante coro "Sin contrato no hay paz” se escuchó en cada rincón del recinto hasta que los guardias desalojaron al grupo disidente.

Poco después, tanto Foye como Johnson agradecieron a los agremiados del TWU y condenaron la reciente serie de ataques en contra de los trabajadores de la MTA.

“(El plan de capital que la junta de la MTA aprobó en septiembre) es todo lo que los funcionarios electos, los miembros del Concejo Municipal, los defensores y, lo más importante, los pasajeros, han exigido durante mucho tiempo", expresó Foye durante su declaración de apertura.

El ejecutivo agregó que el gran objetivo de la agencia es proporcionar seguridad y un servicio confiable.

"También tenemos nuestros ojos en el futuro", dijo Foye. "Los neoyorquinos merecen una red de transporte moderna del siglo XXI".

Foye comentó que el presupuesto "ambicioso e histórico" de la MTA permitiría a la agencia alcanzar ese ideal.

El tópico más controvertido es el déficit y la forma en que la MTA planea aminorar la brecha. Robert Foran, oficial principal de finanzas, dijo que la agencia ha reducido los costos de operación desde 2010.

"Para cuando terminemos el año 2023, habríamos reducido nuestro gasto recurrente anual en más de $ 3 mil millones", dijo Foran. "Así que desde 2010 habríamos recortado $ 3 mil millones en gastos de operación".

Foye enfatizó la misma cifra monetaria y agregó que el recorte en los gastos de operación es "un logro extraordinario".

Pero Johnson no parecía tan optimista como los altos mandos de la MTA. El presidente del Concejo fue contundente al decir que cómo la MTA, con finanzas “nefastas”, puede justificar la asignación de $ 250 millones para contratar a 500 policías.

La MTA argumenta que se necesita más seguridad para frenar las pérdidas causadas por el robo de servicios. Además, los ejecutivos afirman que hay dinero en el plan de capital para pagar la seguridad, así como nuevos vagones de tren y un nuevo sistema de señales.

Contáctanos