Inmigrantes y mujeres los que más mueren en la construcción

En 2017, 903 trabajadores latinos murieron en su lugar de trabajo, un aumento de 879 muertes de trabajadores latinos desde 2016.

NUEVA YORK – Los trabajadores de origen hispano y los inmigrantes latinos siguen registrando el mayor índice de muertes accidentales en sus lugares de trabajo, según el estudio Death on the Job: The Toll of Neglect divulgado el jueves por la federación sindical AFL-CIO, con base en estadísticas del año 2017.

El reporte, de 230 páginas, destaca que las mujeres afrontaron más incidentes de violencia laboral y brecha salarial, flagelos que organizaciones de base del área triestatal han denunciado con arrojo en los últimos años.

En 2017, 903 trabajadores latinos murieron en su lugar de trabajo, un aumento de 879 muertes de trabajadores latinos desde 2016.

La tasa de mortalidad entre trabajadores latinos sigue siendo más alta que la tasa nacional de mortalidad laboral en promedio. El reporte destaca que el aumento de muertes tuvo más incidencia en transporte, servicios de ayuda temporal, construcción y carpintería. Las caídas son la principal causa de muerte.

En total, 5,147 trabajadores murieron en toda la nación en 2017, una disminución mínima en contraste con el año anterior, cuando se registraron 5,190 muertes.

Se calcula que otros 95,000 trabajadores murieron a causa de enfermedades ocupacionales, lo que significa que aproximadamente 275 trabajadores en el país murieron cada día debido a condiciones prevenibles y peligrosas en su lugar de trabajo.

La tasa nacional de mortalidad laboral disminuyó a 3.5 por cada 100,000 trabajadores de 3.6 en 2016.

El informe anual, que ofrece una radiografía de la seguridad en los lugares de trabajo, analiza y expone las estadísticas más recientes con el gran objetivo de presionar al Congreso por mejoras en las protecciones laborales.

En el estado de Nueva York, los activistas y defensores han presionado a la Legislatura para que garantice protecciones legislativas a los trabajadores más vulnerables.

El informe “Muerte en el trabajo: el precio de la negligencia 2018” (Death on the Job: The Toll of Neglect) es el vigésimo octavo que publica la federación sindical AFL-CIO.

La tasa más alta de muertes, em promedio a nivel nacional, se concentra en los estados de Alaska, Dakota del Norte, Wyoming, Virginia Occidental y Dakota del Sur. Los cuatro estados con el mayor número de muertes de trabajadores inmigrantes en 2017 fueron California, Texas, Florida y Nueva York.

El mayor número de muertes de trabajadores inmigrantes se registró en la industria de la construcción, con un total de 262 de un total de 927 muertes, específicamente en contratos comerciales especializados, donde ocurrieron el 68% de las muertes.

En la industria del transporte ocurrieron 177 muertes de trabajadores inmigrantes.

Sorprendentemente, la violencia en el lugar de trabajo es la tercera causa de muerte, con 807 casos, incluidos 458 homicidios. Las mujeres registraron dos tercios del total de lesiones relacionadas con la violencia laboral.

En 2017, la violencia laboral contra trabajadores de salud y de asistencia social fue de 14.7 incidentes por cada 10.000 trabajadores, o un incremento del 67%.

Por tercer año consecutivo, las lesiones por violencia en el lugar de trabajo aumentaron en casi 29,000 trabajadores que sufrieron algún tipo de agresión. Sin embargo, a pesar de que la violencia laboral aumenta, la administración del presidente Donald Trump dejó de lado la norma para combatirla, según la AFL-CIO.

A pesar de estos hallazgos, los escasos recursos de OSHA están disminuyendo, advierte el reporte. Actualmente la agencia solo tiene 752 inspectores, el número más bajo desde principios de los años setenta. La agencia tardaría 165 años en visitar los lugares de trabajo bajo su jurisdicción solo una vez.

Contáctanos