Nueva York

Hombre confiesa que el propietario de una bodega lo contrató para matar a una mujer en NY

Un hombre dijo que pasó dos noches tratando de encubrir el asesinato de una mujer a la que mató a golpes con un bate de béisbol y un mazo en una tienda Deli del norte del estado.

A judge's gavel
Getty Images

NUEVA YORK - Un hombre de Nueva York le dijo a un jurado el viernes que pasó dos noches tratando de encubrir el asesinato de una mujer a la que golpeó hasta matarla con un bate de béisbol y un mazo en una tienda de Deli del norte del estado, en 2019, donde ella había sido empleada.

James Duffy, quien se declaró culpable de asesinato en segundo grado, dijo que el dueño de un Deli, George Kakavelos, le pagó $ 800 para matar a Allyzibeth Lamont porque la joven de 22 años se había quejado al Departamento de Trabajo del estado sobre su práctica de pagar a los empleados fuera de los libros.

The Daily Gazette informó que Duffy testificó durante más de cuatro horas el viernes en la corte del condado de Saratoga sobre sus esfuerzos por ocultar la muerte de Lamont, entre esos enterrarla en una tumba poco profunda en la ciudad de Malta, a 30 millas (50 kilómetros) al este de Johnstown.

Duffy será sentenciado a 18 años a cadena perpetua a cambio de testificar contra Kakavelos, informó el periódico.

El abogado defensor de Kakavelos, Kevin O’Brien, calificó el caso del Estado como un "desastre", y agregó que la muerte de Lamont fue un "crimen atroz que fue orquestado y cometido únicamente por James Duffy".

“El Gobierno ha comprado lo que este adicto borracho y egoísta les ha vendido para conseguir un mejor trato para él”, dijo O'Brien a The Associated Press. "Ahora los fiscales tendrán que ver cómo destruyo el caso de Duffy y del gobierno frente al jurado".

Lamont desapareció después de un turno de octubre de 2019 en el local No. 9 deli en Johnstown y fue encontrada tres días después. Una autopsia descubrió que murió de múltiples golpes en la cabeza.

Duffy, de 35 años, recordó cortarle la ropa a la mujer antes de colocarle fertilizante, concreto, adoquines de cemento y tierra sobre ella. Él y Kakavelos presuntamente luego pusieron hojas, pasto y ramas sobre la tumba, dijo.

"Le pedí que me ayudara; estaba realmente indeciso", testificó Duffy. "Dijo que no quería ver su cara, que lo perseguiría".

Duffy, quien administraba la tienda de delicatessen, le dijo a un jurado del condado de Saratoga que Kakavelos, de 52 años, había sido un modelo a seguir para él y "siempre me había cuidado". Dijo que Kakavelos organizó el asesinato de Lamont.

Kakavelos se declaró inocente de asesinato en primer grado. Su juicio se reanuda el lunes.

Contáctanos