escuelas de nj y covid-19

Escuelas en NJ siguen usando divisores de plástico aunque no hay evidencia de que evitan el COVID

¿Por qué siguen usando estos divisores de plástico?

Telemundo

Lo que debes saber

  • En los primeros días de la pandemia, los distritos escolares de todo el país se apresuraron a comprar protectores de escritorio de plástico transparente.
  • Con un conocimiento limitado de cómo COVID-19 podría transmitirse en las aulas, la esperanza era que esos protectores contra estornudos pudieran bloquear las partículas de virus para que no saltaran entre los escritorios.
  • Desde entonces, los científicos han aprendido que la enfermedad se propaga principalmente a través de diminutas partículas en aerosol que pueden flotar fácilmente por encima y alrededor de los divisores de escritorio de plástico.

NUEVA JERSEY -- En los primeros días de la pandemia, los distritos escolares de todo el país se apresuraron a comprar protectores de escritorio de plástico transparente. Con un conocimiento limitado de cómo COVID-19 podría transmitirse en las aulas, la esperanza era que esos protectores contra estornudos pudieran bloquear las partículas de virus para que no saltaran entre los escritorios.

Desde entonces, los científicos han aprendido que la enfermedad se propaga principalmente a través de diminutas partículas en aerosol que pueden flotar fácilmente por encima y alrededor de los divisores de escritorio de plástico. Un estudio de los CDC publicado en mayo estimó que las mascarillas y una mejor ventilación en las aulas pueden reducir las infecciones por COVID en más de un tercio. Pero los investigadores no encontraron correlación entre los protectores contra estornudos y las tasas de infección más bajas.

No es sorprendente que los CDC ya no recomiendan los protectores contra estornudos para combatir el COVID en el aula y cientos de distritos escolares del área triestatal, incluyendo la Ciudad de Nueva York, han eliminado las barreras de plástico.

Pero el cambio en la guía federal no ha persuadido a las Escuelas Públicas de Newark de que aparten a los protectores contra estornudos. ¿La razón? Consistencia.

“Mantener el curso y proporcionar consistencia es realmente muy importante”, dijo Roger León, el superintendente de las escuelas de Newark. "El fomento de la confianza ha sido una de las características de nuestro esfuerzo, aunque muy esforzado, para intentar contener este virus tan maligno".

León le dijo al equipo de investigación I-Team de nuestra emisora hermana NBC 4 New York que las Escuelas Públicas de Newark continúan diseñando y modificando protocolos para combatir infecciones que "siguen la ciencia". Pero agregó que es importante reconocer que hacer cambios abruptos en las políticas de distanciamiento social puede tener el efecto de confundir a estudiantes y maestros justo cuando comienzan a sentirse cómodos en el aula.

“¿El hecho de que la ciencia diga seis pies y luego tres pies? Ese ajuste ha llevado mucho tiempo para que la gente realmente lo entienda”, dijo León.

Las Escuelas Públicas de Newark no es el único distrito que se aferra a los protectores plásticos de escritorio, a pesar de las investigaciones que arrojan dudas sobre su efectividad.

En la cercana Montclair, más de 200 padres firmaron una carta instando al superintendente Jonathan Ponds a quitar los separadores de escritorio.

"No hay evidencia de que sean efectivos", dijo Bethany Chase, una madre que describió a sus dos niños de primaria que tenían que ponerse de pie en clase porque no podían ver a sus maestros con claridad a través del laberinto de plástico.

“Si los protectores en sí estuvieran basados ​​en la ciencia, entonces creo que nuestro trabajo como padres sería apoyar a nuestros hijos para que se ajusten a eso y lo enfrenten y se adapten a eso”, dijo Chase. “Pero el problema es que no tienen sus raíces en la ciencia. Así que ahora es solo una carga adicional para ellos que no hay ninguna razón por la que deban tener que superarla".

Las Escuelas Públicas de Montclair no respondieron de inmediato a la solicitud de comentarios del I-Team sobre los separadores de escritorio.

Mientras que algunos padres se oponen a las barreras plásticas porque interfieren con las líneas de visión del aula. Otros temen que en realidad puedan aumentar el riesgo de transmisión de COVID.

Según el profesor Pratim Biswas, decano de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Miami, los separadores de plástico de los escritorios podrían bloquear el flujo de aire del aula y crear bolsas no deseadas de partículas de virus.

"Al poner una barrera, podría crear una zona de recirculación que atrape las partículas durante más tiempo antes de que se elimine", dijo Biswas, añadiendo que los científicos de aerosoles deberían hablar más sobre qué estrategias pueden y no pueden limitar la propagación del coronavirus en las escuelas.

"No hubiéramos recomendado barreras en primer lugar", dijo Biswas. "Usar una máscara es mucho más importante".

Contáctanos