Cosas raras de Nueva York

Turista echa por el pellejo a enorme animal peludo que aterrorizó a todo un bar de Nueva York

Una turista de Alaska se convirtió en heroína al deshacerse de una zarigüeya que irrumpió la paz en un bar de Brooklyn.

Telemundo

NUEVA YORK – Una turista se convirtió en la heroína de un bar de Brooklyn después de agarrar y sacar tranquilamente con sus propias manos a una zarigüeya que se coló dentro del local.

Una zarigüeya en un bar de Brooklyn; suena como el montaje o una broma, pero en realidad es el titular de una historia que solo se ve en Nueva York.

Sara Fulton se convirtió en toda una celebridad tras viralizarse por su valiente hazaña en Temkin's Bar, ubicado en Greenpoint, el jueves por la noche. Ahí es donde fue bautizada como heroína por salvar a todos los aterrorizados clientes de la aterradora experiencia.

"Estaba pasando el rato con mi amigo afuera del bar, la puerta estaba abierta y luego, de repente, vimos a esta criatura entrar corriendo y nos miramos, y dijimos: '¿Era un perro? ¿Es eso ¿una rata?'", dijo Fulton. "Ambos nos miramos y dijimos: '¡Eso era demasiado grande para ser una rata! Tiene que ser una zarigüeya'".

El video muestra a Fulton agarrando a la zarigüeya por el cuello, luego ella sale del bar y envía al travieso mamífero devuelta a la calle, si ni siquiera despeinarse.

Fulton dijo que no era gran cosa: ella no es de Brooklyn, es de Alaska. La zarigüeya es pequeña en comparación con la familia de alces que solía vivir en su patio trasero.

"Soy de Alaska y solía ir de campamento con osos negros", dijo. "Creo que fue algo instintivo, simplemente me acerqué a él y le dije, hey, sé que tienes miedo... y dije que estaba bien, creo que te voy a agarrarte y sacarte porque eso sería lo menos doloroso para ti".

Ocurrió en el estado de Nueva York. La policía de West Seneca informó que tras su captura el animal fue entregado a un refugio de animales y se espera que el dueño la reclame.

Todos los demás en el bar entraron en pánico rápidamente, ya que la única vida salvaje a la que la mayoría de los habitantes de Brooklyn están acostumbrados son las ratas y las cucarachas.

"Quiero decir que todo el mundo se volvió loco, no podíamos creer lo que estaba pasando", dijo la camarera Rachel Bessemer. "Agarré mi teléfono, no sabía a quién llamar, pensé, esto no es lo que hace la gente".

Tras echar la zarigüeya, Fulton fue motivo de brindis de la ciudad, o al menos del bar, donde se alineaban las bebidas para ella.

"Le invitaron tantas rondas que después se convirtió en una fiesta", dijo Bessemer.

Contáctanos