Atropello en Times Square

Acusado de atropellar a turistas en Times Square habría confesado estar “loco”

Surgen insólitos detalles del juicio contra Richard Rojas, acusado de embestir con su coche a peatones en Times Square en 2017.

NUEVA YORK - Después de que Richard Rojas fue expulsado de la Marina, comenzó a compartir pensamientos inquietantes que pasaban por su cabeza: que los autos lo seguían, que los aviones lo espolvoreaban con productos químicos, que sus comidas estaban envenenadas.

Un tío, Ramón Reyes, dijo que Rojas ofreció un autodiagnóstico: “Sabes que estoy loco. Y no me están dando la ayuda que necesito”.

Si Rojas estaba en lo correcto sobre su condición mental está en el quid de un juicio en Nueva York, donde subió a una acera en su automóvil en 2017 y atropelló a peatones en Times Square.

Una turista adolescente de Michigan murió frente a su madre en el ataque. Más de 20 personas más resultaron heridas.

Rojas, de 31 años, enfrenta cargos de asesinato, agresión y otros en un juicio que se desarrolla a la sombra de los tiroteos masivos en todo el país y el debate político en el que los opositores al control de armas han tratado de culpar de la violencia a las fallas en la atención de la salud mental.

Al principio, el juez estatal Daniel Conviser planteó la posibilidad de un resultado paradójico en el caso de Rojas: los miembros del jurado podrían declarar culpable a Rojas y, al mismo tiempo, decidir que “carecía de responsabilidad por enfermedad o defecto mental”. El juez dijo que el hallazgo lo calificaría para un “compromiso mental involuntario” indefinido en lugar de una larga pena de prisión.

Los fiscales admiten que Rojas tenía algunos problemas mentales y que el motivo del ataque no está claro. Pero también argumentan que el acusado había llevado una vida mayormente normal: sirviendo en el ejército, obteniendo una licencia de bienes raíces, haciendo amigos, y que no cumple con el estándar de locura necesario para liberarlo de responsabilidad. Dicen que tuvo varias oportunidades de detener su automóvil en un día ajetreado en Times Square, pero siguió adelante sin piedad hasta que se estrelló.

“Era imposible para él no saber exactamente lo que estaba pasando”, dijo el fiscal Alfred Peterson al jurado.

Un caso de enjuiciamiento que terminó a fines del mes pasado se centró en gran medida en relatos desgarradores de víctimas que sobrevivieron a horrendo incidente en Times Square. Con el final del juicio, la defensa ha estado tratando de contrarrestar en los últimos días profundizando en el pasado problemático de Rojas para tratar de convencer al jurado de que estaba demasiado enfermo para saber lo que estaba haciendo.

Los familiares, incluido Reyes, han descrito la ola de paranoia desde el estrado de los testigos.

Un testigo clave de la defensa ha sido Ziv Cohen, psiquiatra de la facultad de Weill Cornell Medical College y de la Universidad de Columbia, quien diagnosticó a Rojas como esquizofrénico. A diferencia de los trastornos psicológicos más comunes, la esquizofrenia es “una enfermedad cerebral, por lo que es un desequilibrio químico en el cerebro” que hizo que Rojas fuera propenso a las alucinaciones, testificó Cohen.

Mientras estaba en la Marina, Rojas comenzó a escuchar voces, dijo el médico. En particular, estaba escuchando a "James", una "figura sobrenatural, parecida a Dios, que tenía información especial", testificó.

El día del atropello, su guía imaginario le dijo a Rojas que necesitaba estrellar su auto contra los "espíritus" que lo rodeaban para enviarlos al cielo y liberar a Rojas "de la tortura que está experimentando como parte de su psicosis", testificó.

“En cierto punto, la psicosis se vuelve tan severa que ya no puede controlar su comportamiento”, dijo.

Los familiares testificaron sobre su desesperación al ver a Rojas desintegrarse después de que fue dado de baja de la Marina en 2014, como resultado de un consejo de guerra derivado de un arresto por golpear a un taxista.

Un hermano, Wilmer Veras, subió al estrado de los testigos para recordar cómo un delirante Rojas estaba obsesionado con mantener cinta adhesiva sobre su teléfono y lentes de la cámara de la computadora portátil en caso de que lo estuvieran espiando. Cuando estaba en el mundo, "buscaba cosas que no estaban allí" y "decía que la gente lo seguía". Incluso acusó a Veras de “hacerle vudú”.

En ese momento, “le dije que realmente necesitaba ayuda; que realmente lo estaba perdiendo”, dijo Veras.

El tío, Ramón Reyes, contó una llamada telefónica unos días antes del accidente de Times Square en la que Rojas pidió ayuda. Reyes le dijo que al día siguiente pasara por su casa para que lo llevara al médico, pero “nunca se presentó”, dijo.

Cuando un pariente se puso en contacto con Reyes diciendo que vio un informe de televisión sobre un arresto que tenía imágenes de alguien que se parecía a Rojas, el tío comenzó a llamar desesperadamente a su sobrino con la esperanza de que no fuera él, testificó. Le preguntaron al tío si Rojas alguna vez contestó.

“No”, respondió el testigo, y luego lloró.

EL CHOQUE MORTAL DE 2017 EN TIMES SQUARE

Los fiscales dicen que Rojas condujo su automóvil desde El Bronx, donde vivía con su madre, a través de Times Square el 18 de mayo de 2017, luego hizo un giro en U, condujo su automóvil hacia una acera y volvió a subir por la acera tres cuadras antes de estrelló su auto contra las barreras protectoras.

Los fotógrafos tomaron fotografías de Rojas con los ojos desorbitados después de que se bajó del auto destrozado y corrió por la calle agitando los brazos. La PCP, o fenciclidina, puede hacer que los usuarios se vuelvan delirantes, violentos o suicidas, según el Centro Nacional de Inteligencia sobre Drogas.

CONDUCTOR BUSCABA "MATARLOS A TODOS"

Según los fiscales, Rojas dijo que quería “matarlos a todos”.

Rojas se declaró inocente en una lectura de cargos en 2017 y desde entonces ha estado encarcelado en el notorio complejo carcelario Rikers Island de la ciudad de Nueva York. Su abogado dijo en ese momento que fue una “cosa terrible lo que sucedió” en Times Square.

“Pero la forma en que manejamos este tipo de caso determinará qué tan civilizados somos como sociedad”, dijo el abogado defensor Enrico DeMarco.

SOBRE EL SOSPECHOSO RICHARD ROJAS

Richard Rojas, de ascendencia dominicana, contaba con varios casos penales anteriores que pintan la imagen de un hombre con problemas. Días antes del incidente de Times Square, se declaró culpable de un cargo de acoso en el Bronx por sacarle un cuchillo a un notario en su casa y acusar a la persona de intentar robar su identidad.

También tenía dos casos previos de conducción en estado de ebriedad.

Rojas se alistó en la Marina en 2011 y sirvió parte de 2012 a bordo del USS Carney, un destructor. Rojas pasó sus últimos meses en la Marina en la Estación Aérea Naval en Jacksonville, Florida.

En 2012, fue arrestado y acusado de golpear a un taxista que, según dijo, le había faltado el respeto al tratar de cobrarle demasiado, según el informe del arresto. El oficial que lo arrestó dijo que Rojas gritó: “¡Mi vida ha terminado!”. mientras estaba detenido. Después de su arresto, Rojas le dijo al oficial que iba a matar a todos los policías y policías militares que pudiera ver después de su liberación de la cárcel, según el informe de la oficina del alguacil de Jacksonville.

Alan Ceballos, un abogado que representó a Rojas en ese caso, dijo que los cargos estatales se retiraron después de que los militares intervinieron para tomar jurisdicción sobre el caso penal. Los registros de la Marina muestran que en 2013 Rojas pasó dos meses en una prisión naval en Charleston, Carolina del Sur. Fue dado de baja en 2014 como resultado de un consejo de guerra especial, dijo un oficial de la Marina.

Contáctanos