Se agotan esperanzas para familias puertorriqueñas