Inquilinos denuncian condiciones de vivienda indignas