mandato de vacunacion

Corte Suprema bloquea mandato de vacunación para empresas, lo permite para trabajadores sanitarios

De haberse avalado, el mandato para empresas hubiese afectado a unos 80 millones de trabajadores, más de dos tercios de la fuerza laboral.

Telemundo

WASHINGTON DC – La Corte Suprema bloqueó este jueves un mandato de vacunación impuesto por el gobierno del presidente Joe Biden que exigía a las empresas inocular a sus empleados o someterlos a pruebas semanales del COVID-19.

En una votación de 6-3, la Corte Suprema bloqueó la regla que requiere que las empresas aseguren que los empleados deben ser vacunados o examinados regularmente. Este mandato habría impactado a casi 80 millones de trabajadores en EEUU.

Pero en una votación de 5-4, el tribunal superior confirmó un mandato de vacuna contra COVID-19 que requiere vacunas para aproximadamente 20 millones de trabajadores de la salud, que tratan a pacientes de Medicare y Medicaid, y reciben fondos federales.

La regla del lugar de trabajo fue anunciada en otoño pasado por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) y se dirigía en específico a las empresas con 100 o más empleados.

La regla hubiera cubierto a casi 80 millones de trabajadores estadounidenses, y OSHA estimó que salvaría más de 6,500 vidas y evitaría 250,000 hospitalizaciones en los próximos seis meses.

“El resultado final: vamos a proteger a los trabajadores vacunados de los compañeros de trabajo no vacunados”, dijo el presidente Joe Biden al anunciar el requisito.

Anunciada en noviembre del 2020, esta regla fue cuestionada de inmediato por un grupo de estados y empresas que dijeron que el gobierno federal carecía del poder para emitir un mandato tan amplio.

Los tribunales inferiores inicialmente bloquearon el requisito, pero un fallo posterior permitió que entrara en vigor.

El virus puede estar días en el cuerpo tras el diagnóstico.

LA REACCIÓN DE LAS EMPRESAS

Para las empresas que esperaban escuchar a la Corte Suprema de EEUU antes de decidir si exigir vacunas o pruebas regulares de coronavirus para los trabajadores, el siguiente paso depende de ellas.

Muchas grandes corporaciones guardaron silencio sobre el fallo del jueves del tribunal superior de bloquear el requisito de que los trabajadores de las empresas con al menos 100 empleados estén completamente vacunados o se hagan pruebas regulares de COVID-19 y usen una mascarilla en el trabajo.

La respuesta de Target fue típica: el gran minorista dijo que quería revisar la decisión y “cómo afectará a nuestro equipo y negocio”.

El gobierno de Biden argumenta que nada en la ley federal impide que las empresas privadas impongan sus propios requisitos de vacunación.

Sin embargo, las empresas podrían encontrarse con prohibiciones estatales sobre los mandatos de vacunas en los estados controlados por los republicanos.

Y relativamente pocas empresas promulgaron sus propias reglas antes del requisito de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, lo que genera dudas de que habrá prisa para ellos ahora.

En términos legales, la mayoría conservadora de la Corte Suprema dijo que OSHA carecía de autoridad para imponer tal mandato a las grandes empresas. Sin embargo, el tribunal dejó en pie un requisito de vacunación para la mayoría de los trabajadores de la salud.

En términos legales, la mayoría conservadora de la Corte Suprema dijo que OSHA carecía de autoridad para imponer tal mandato a las grandes empresas. Sin embargo, el tribunal dejó en pie un requisito de vacunación para la mayoría de los trabajadores de la salud.

La Federación Nacional de Minoristas, la organización comercial minorista más grande del país y uno de los grupos que desafió la acción de OSHA, calificó la decisión de la corte como “una victoria significativa para los empleadores”.

Se quejó de que OSHA actuó sin permitir primero los comentarios del público, aunque los funcionarios de la administración se reunieron con muchos grupos comerciales y laborales antes de emitir la regla.

Chris Spear, presidente de American Trucking Associations, otro de los grupos que lucharon contra la regla de OSHA, dijo que “interferiría con las decisiones de atención médica privada de las personas”.

Karen Harned, funcionaria de la Federación Nacional de Empresas Independientes, dijo que a medida que las pequeñas empresas intentan recuperarse de casi dos años de pandemia, “lo último que necesitan es un mandato que cause más desafíos comerciales”.


Pero los partidarios del mandato lo llamaron una cuestión de seguridad para los empleados y clientes.

Dan Simons, copropietario de la cadena de restaurantes Founding Farmers en el área de Washington, dijo que los mandatos de vacunación son de “sentido común”.

Exige que sus 1,000 empleados estén completamente vacunados; aquellos que soliciten una exención deben usar una mascarilla y presentar los resultados de la prueba de COVID-19 semanalmente.


“Si su prioridad es la economía, su propia salud o la salud de los demás, estaría de acuerdo con mi enfoque”, dijo Simons.

Los funcionarios de la administración creen que a pesar de que la regla de OSHA ha sido bloqueada, llevó a millones de personas a vacunarse.

Pero las empresas que utilizaron mandatos para lograr tasas de vacunación relativamente altas pueden decidir que han logrado lo suficiente.

Ford Motor Co. dijo que estaba “alentado por el 88% de los empleados asalariados de EEUU que ya están vacunados”.

El fabricante de automóviles dijo que revisaría la decisión de la corte para ver si necesita cambiar el requisito de que la mayoría de los trabajadores asalariados estadounidenses reciban las vacunas.Los defensores de los trabajadores estaban consternados por el fallo.

“Esta decisión no tendrá impacto en la mayoría de los trabajadores profesionales y administrativos, pero pondrá en peligro a millones de trabajadores de primera línea que arriesgan sus vidas a diario y que son los menos capaces de protegerse a sí mismos”, dijo David Michaels, quien dirigió OSHA durante la administración de Obama y ahora enseña en la Escuela de Salud Pública de la Universidad George Washington.

Por su parte, los sindicatos habían estado divididos todo el tiempo sobre el intento de Biden de crear un mandato de vacunas, con muchos grupos de enfermeras y maestros a favor, pero muchos sindicatos de policías y bomberos se opusieron.

Algunos sindicatos querían el derecho a negociar sobre el tema con las empresas.
United Auto Workers, que alienta a los trabajadores a vacunarse, dijo que la decisión no cambiará los protocolos de seguridad como mascarillas, controles de temperatura y distanciamiento cuando sea posible para más de 150,000 miembros sindicales en las fábricas de General Motors, Ford y Stellantis.

El Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, que representa a más de 2 millones de trabajadores de la industria de servicios, dijo que la decisión de la Corte Suprema es un alivio para los trabajadores de la salud, pero deja a otros sin protecciones críticas.

“Al bloquear la regla de vacuna o prueba para los grandes empleadores, el tribunal ha puesto en mayor riesgo a millones de otros trabajadores esenciales, cediendo ante las corporaciones que están tratando de manipular las reglas contra los trabajadores de forma permanente”, dijo el sindicato.El sindicato pidió al Congreso y a los estados que aprueben leyes que exijan vacunas, mascarillas y licencia por enfermedad pagada. Los trabajadores también necesitan un mejor acceso a pruebas y equipos de protección, dijo el sindicato.

El Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales y de Alimentos Unidos, el sindicato más grande de trabajadores de supermercados y plantas empacadoras de carne, dijo que la decisión de la Corte Suprema no reconoce los “riesgos extremos para la salud” que enfrentan los trabajadores minoristas y de alimentos de primera línea de Estados Unidos en el trabajo.

“Los trabajadores de primera línea deben estar protegidos y esta decisión ignora innecesariamente que había una mejor manera de abordar este problema sin negar este mandato”, dijo Marc Perrone, presidente de UFCW International en un comunicado.

Mientras tanto, los empleadores se han dividido sobre qué hacer con sus trabajadores no vacunados. Entre 543 empresas estadounidenses encuestadas en noviembre por la corredora de seguros y consultora Willis Towers Watson, menos de una de cada cinco requería vacunación.

Dos tercios no tenían planes de exigir las vacunas a menos que los tribunales confirmaran el requisito de OSHA.

Jeff Levin-Scherz, ejecutivo de la práctica de salud de la firma, dijo que la mayoría de las empresas con mandatos los mantendrán porque están trabajando. Dijo que nada menos que un mandato puede hacer que las tasas de vacunación lleguen al 90%, y “realmente se necesita un nivel muy alto de vacunación para prevenir brotes en la comunidad”.

United Airlines fue uno de los primeros empleadores importantes en anunciar un mandato, en agosto. El CEO Scott Kirby ha dicho que el 99% de los empleados de United se vacunaron o presentaron una solicitud de exención por motivos médicos o religiosos.

United se negó a comentar el jueves, pero en comentarios anteriores, Kirby parecía comprometido con el mandato para sus empleados porque “era lo correcto por seguridad”.

Las aerolíneas están sujetas a una orden separada de Biden que requería que los contratistas federales vacunaran a sus trabajadores. Ese requisito no formaba parte del fallo de la Corte Suprema del jueves, pero ha estado vinculado por separado desde principios de diciembre, cuando un juez de distrito federal en Georgia emitió una orden judicial preliminar que prohibía la ejecución del mandato.

Contáctanos