Líder de la NRA dispara munición gruesa contra detractores

En un discurso, Wayne LaPierre atacó a quienes promueven mayor control de armas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Nuestro Comedor
    Getty Images
    Wayne LaPierre es el vicepresidente de la Asociación Nacional de Rifle (NRA), una de las organizaciones más poderosas en EEUU, que defiende a ultranza en derecho al acceso y la portación de armas.

    El vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre, culpó el jueves de la masacre en la escuela secundaria de Florida al FBI y las regulaciones sobre áreas libres de armas en establecimientos educativos, además de cuestionar a quienes promueven mayor control de armas ya que, a su juicio, les importa más destruir la libertad que proteger a los jóvenes.

    ''Los oportunistas no perdieron un solo segundo en explotar la tragedia para ganancia política'', dijo el líder de la poderosa organización, NRA por sus siglas en inglés, que desde hace años defiende el acceso a las armas basado en la Segunda Enmienda de la Constitución.

    Fue la primera alocución pública de LaPierre tras la masacre escolar en Florida que dejó 17 muertos hace poco más de una semana en la ciudad de Parkland.

    En su discurso ante la conferencia anual que reúne a los conservadores en EEUU cerca de Washington, DC, el CPAC por sus siglas en inglés, le apuntó a legisladores que promueven mayores controles de armas y limitar su acceso, como el senador Chris Murphy de Connecticut y la representante Nancy Pelosi, de California, y a los ''medios nacionales'', de quienes dijo, están ''deseosos de ensuciar a la NRA''.

    ''Para ellos -siguió- no es una cuestión de seguridad. Es una cuestión política''.

    ''Odian a la NRA. Odian la Segunda Enmienda. Odian las libertades del individuo'', añadió ante el aplauso de los presentes.

    El discurso de LaPierre ocurre un día después que el presidente Donald Trump asegurara que va a analizar la posibilidad de armar algunos profesores ya que "una escuelas sin armas es un imán para la gente malvada", a la vez que defendió tomar medidas para restringir el acceso a armas de fuego.

    "Voy a mirar la posibilidad de que profesores con dominio de las armas y entrenamiento militar o especial puedan llevarlas ocultas", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

    El mandatario situó la cifra de profesores con esta formación en el 20 % y agregó que de esta manera "podrían disparar si un salvaje psicópata llegara a un escuela con malas intenciones".

    "Una escuela sin armas es un imán para gente malvada. ¡LOS ATAQUES SE ACABARÍAN!", recalcó.

    Trump insistió así en la controvertida sugerencia hecha el miércoles al recibir en la Casa Blanca a un grupo de afectados por tiroteos en centros educativos en Estados Unidos, entre ellos seis estudiantes del instituto de Parkland, donde hace una semana murieron 17 personas en un ataque armado.