“Yo quisiera que lo mataran”: lloran muerte de hispana

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Bajo arresto sospechoso de asesinato de hispana

    El cuerpo fue hallado casi decapitado. 

    (Publicado lunes 22 de abril de 2019)

    NUEVA YORK — Lo que sería una tranquila tarde de sábado entre amigas en casa se tornó en un repentino hecho de sangre cuando un individuo le habría asestado varias mortales estocadas a una mujer hispana.

    Las autoridades dijeron que un hombre enfrenta cargos de asesinato en relación con la trágica muerte de Savannah Rivera, de 20 años, que fue encontrada casi decapitada en un apartamento de Brooklyn, ubicado en el 811 en la Avenida Flushing.

    El Departamento de Policía de Nueva York anunció el arresto de Jerry Brown, de 34 años, y residente de Brooklyn, el domingo temprano. Brown enfrenta un cargo de intento de asesinato en relación con otra mujer que también se encontraba en el apartamento y fue hospitalizada en estado de coma.

    “Tiene que pagar lo que hizo, él lo tiene que pagar, tiene que pudrir en la cárcel”, exclamó un familiar de Rivera.

    El personal de emergencias fue al edificio de Brooklyn el sábado a eso de la 1:30 a.m. después de que un conductor Uber encontró a la mujer sobreviviente inconsciente en la calle y alertó a la policía.

    Las autoridades luego hallaron el cadáver de Rivera dentro del apartamento y a una niña de 4 años que estaba en otra habitación, pero estaba ilesa y fue trasladada al hospital Woodhull para ser evaluada.  

    Según fuentes de la ley, el padre de la pequeña y exnovio de la mujer en estado de coma, llegó al apartamento para discutir con ella.

    Rivera intentó defender a su amiga pero el sospechoso presuntamente la atacó salvajemente con un hacha, informaron las mismas fuentes.

    “Yo quisiera que lo mataran”, expresó la abuela de Rivera, al pensar en el terror y el dolor que sufrió su nieta antes de morir.

    El presunto atacante luego corrió detrás de su exnovia pero esta logró escapar. 

    Según la abuela de Rivera, ella tenía dos meses de embarazo.

     “¿Y por qué [él] no mató a la nena también? Ah, a la nena la dejó viva, entonces no está loco. Porque si es un loco [también] la mata”, contó la abuela de Rivera.

    La víctima mortal dejó a un hijo de 3 años, quien ahora clama por su madre y sigue creyendo que ella está en la bodega del vecindario. El pequeño ahora queda bajo el cuidado de la anciana, que años atrás también tomó a Rivera bajo sus alas cuando también quedó huérfana.

    El sospechoso se encuentra en un hospital bajo custodia policial.

    La policía presuntamente recuperó un hacha de la sala de compactación del edificio y se cree que el sospechoso pudo haber tirado el arma por el conducto de basura.