El área tri-estatal se levanta tras pesadilla invernal

La tormenta cumplió su promesa y paralizó toda el área tri-estatal.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Exigen investigación por el caos durante la tormenta

    Residentes de todo el área tri-estatal se vieron afectados, y ahora exigen respuestas. (Publicado viernes 16 de noviembre de 2018)

    NUEVA YORK – La primera nevada de la temporada se convirtió en la peor pesadilla de más de 6 pulgadas en la historia del área triestatal, con niños varados en sus escuelas, cientos de pasajeros varados en centros de tránsito y una ola de accidentes simultáneos jamás vistos.

    El Departamento de Educación de la ciudad aún estaba operando rutas de autobuses escolares después de las 11 p.m. del jueves por las demoras, según un tuit de la agencia. Al menos un viajero describió un desgarrador viaje de 13 horas a casa. Y los pasajeros, junto con sus funcionarios electos, están dejando clara su frustración, y algunos incluso pidieron al alcalde De Blasio que renunciara por el caos invernal.

    "Alcalde Bill de Blasio renuncie", escribió un comentarista en la página de Facebook de NBC 4 New York. "Eres una desgracia para esta ciudad y completamente incompetente. El caos que ocurrió hoy es completamente inaceptable. Claramente no estabas preparado y por eso deberías perder tu trabajo".

    "No fue una tormenta de nieve, fue una falta de preparación", decía otro comentario.

    De Blasio respondió en Twitter diciendo el jueves por la noche: "la primera tormenta golpeó fuerte y justo en la hora pico, derribando árboles y causando retrasos. Camiones del Departamento de Sanidad y esparcidores de sal están progresando a medida que el tráfico disminuye. Estarán fuera toda la noche para despejar las carreteras antes de la mañana".

    Las carreteras no estuvieron completamente despejadas para el viernes temprano, con múltiples informes sobre retrasos de autobuses y trenes de la MTA.

    El portavoz de De Blasio, Eric Phillips, dijo que debido a la temprana tormenta la MTA no tenía cadenas de nieve en sus autobuses. Dijo que muchos de ellos tuvieron que detenerse, "atascando más las calles".

    Las imágenes mostraban autos varados desde el West Side Highway hasta el Alto Manhattan, con autobuses deshabilitados y atascados en las intersecciones. Algunos conductores frustrados abandonaron sus autos para salir a caminar.

    El representante del distrito 13 de Manhattan, Adriano Espaillat, calificó la respuesta de la ciudad como "inaceptable".

    “El transporte y el tránsito son el alma de nuestra ciudad. 3 pulgadas de nieve han paralizado #NYC ", escribió en Twitter. "Las madres están varadas con sus hijos, la gente se está quedando sin combustible. Exigimos respuestas".

    La escena en algunos lugares, excepto por la cantidad de nieve, fue casi igual a la pesadilla vivida durante la ventisca navideña que ocurrió mientras Michael Bloomberg dirigía la alcaldía. Esa tormenta, a diferencia de la del jueves, arrojó 20 pulgadas de nieve en Central Park. Las calles estuvieron desocupadas durante días.

    Aunque no fue una nevada extensa, la tormenta del jueves fue la más acumulativa para el mes de noviembre en 80 años, según nuestra Autoridad en El Tiempo. Cayeron 8 pulgadas nieve en Central Park, más en partes de Nueva Jersey y Connecticut e incluso más de un pie en lugares en el Condado de Orange. El viaje en las principales vías del área triestatal fue un desastre de proporciones épicas.

    El tráfico en toda la región estaba a paso de tortuga, mientras que en algunos puntos quedó completamente inmovilizado. En adición, árboles caídos a lo largo de la ciudad causaron retenciones de tráfico y la Terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria tuvo que cerrarse parcialmente debido a la aglomeración. La terminal se había convertido en un bloque inamovible de viajeros de pared a pared, todos mirando hacia la pantalla de horarios. Líneas de personas esperaron para ingresar a la terminal mientras los funcionarios les instaban a tomar trenes o el ferry.

    Un accidente de varios vehículos en el puente de George Washington se sumó a las pesadillas de tráfico. Después de sentarse en el tráfico por varias horas, la gente salió de los vehículos y comenzó a caminar por el puente y la rampa cubierta de nieve de regreso a Manhattan, dirigiéndose hacia la salida de la 178th Street.

    El departamento de limpieza de la ciudad dice que tenía cerca de 700 esparcidores de sal desplegados alrededor de la ciudad al mediodía, pero "la nevada de la tarde fue mucho más pesada de lo que habían pronosticado todos los establecimientos meteorológicos", según el portavoz Vito Turso.

    "Los problemas más complicados fueron el hecho de que se cerraron varios puentes y el tráfico, particularmente en El Bronx, el Alto Manhattan y Staten Island, ocasionó que nuestros equipos de limpieza de nieve también quedaran varados en el caos", dijo Turso.

    El estacionamiento alterno fue suspendido nuevamente el viernes para ayudar con la remoción de nieve.