Segunda parte: la columna vertebral de las granjas de NY