Retiran cargos a madre despojada de su bebé en arresto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Investigan caso de forcejeo entre policías y mujer

    El Departamento de Policía de Nueva York dijo que el video era “preocupante” y que el encuentro está siendo revisado. (Publicado domingo 9 de diciembre de 2018)

    NUEVA YORK — Este martes se retiraron los cargos contra una madre que fue despojada de su bebé por la fuerza durante un arresto en un oficina de servicios sociales en Brooklyn

    Un video que muestra como oficiales arrancaron de sus brazos a su hijo de 1 año se viralizó durante el pasado fin de semana.

    La semana pasada, Jazmine Headley, de 23 años, recibió cargos por resistirse al arresto, intrusión criminal y otras infracciones derivadas de un forcejeo con varios agentes del orden que terminó en el piso de la oficina de la Administración de Recursos Humanos en Bergen Street. El video, que la mostraba rodeada de oficiales que intentaban retirarle al bebé mientras lo apretaba contra su pecho, gimiendo, acaparó la atención en la ciudad y a nivel nacional.

    Un juez ordenó el martes la liberación de Headley de Rikers, donde estuvo detenida desde el altercado. Un caso de fraude en su contra permanece vigente en Nueva Jersey.

    "Como todos los que vieron el arresto de Jazmine Headley, me horrorizó la violencia captada en el video e inmediatamente abrí una investigación sobre este caso. Para mí está claro que este incidente debería haberse manejado de manera diferente", dijo el fiscal de distrito de Brooklyn Eric González en un comunicado. "Continuar con este caso no servirá para nada y, por lo tanto, me movilicé para desestimarlo de inmediato en interés de la justicia".

    Las consecuencias que esta joven y desesperada madre ya ha sufrido como resultado de este arresto superan con creces cualquier conducta que pueda haber provocado: ella y su bebé han sido traumatizados, fue encarcelada por una orden no relacionada y puede enfrentar consecuencias colaterales adicionales. "

    En su propia declaración, Lisa Schreibersdorf, directora ejecutiva y fundadora de Brooklyn Defender Services, dijo el martes que el grupo estaba "presentando una solicitud especial para pedirle al juez que la dejara en libertad por el caso pendiente de Nueva Jersey".

    El NYPD calificó el video como "preocupante" y dijo que está investigando el suceso. "Ninguna madre debería de experimentar el trauma y la humillación que todos presenciamos en este video", dijo Letitia James, Abogada Pública y Fiscal General electa.

    "Ser pobre no es un delito", añadió James. "Las acciones de la Policía de Nueva York en este video son terribles y despreciables". James pidió una investigación y un "informe transparente de cómo ocurrió esta horrible situación.

    La policía apareció después de que varios oficiales y personal del lugar intentaron sacarla de las instalaciones.

    La espectadora que grabó el video escribió en Facebook que le habían pedido a Headly que se fuera del lugar después de que se sentó en el piso por falta de sillas desocupadas.

    El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, calificó el video como "inaceptable, atroz y desgarrador".

    En un punto del video, se ve a un oficial arrancando al niño de los brazos de la madre, pero Headley no lo suelta. Otras personas en la abarrotada oficina gritaban: "¡Oh Dios mío!", "¡Mira lo que le están haciendo a ella!".

    El comisionado del Departamento de Servicios Sociales, Steve Banks, dijo el lunes que dos oficiales de la Asociación de Derechos Humanos fueron puestos en licencia y trabajarán en asignaciones modificadas cuando regresen al trabajo en espera de la investigación del departamento.

    Headley, de Brooklyn, se negó a recibir tratamiento médico tanto para ella como para su hijo, dijo la policía. Ningún oficial resultó herido.

    El niño, Damone, está bajo la custodia de su abuela, Jacqueline Jenkins, quien habló con NBC 4 New York.

    "No puedo creer cómo lo manejó la policía de Nueva York, la fuerza que utilizaron para tomar a mi nieto de esa manera", dijo. "Era como una muñeca de trapo".

    Continuó: "Tal vez debería haber entregado al bebé. Pero entiendo que si le daban espacio, se habría levantado y habría huido".