Velo de misterio rodea desaparición de pareja en Quisqueya

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Buscan a pareja de NY desaparecida en RD

    No existen registros de que la pareja haya regresado a Estados Unidos, añadieron las autoridades.

    (Publicado lunes 8 de abril de 2019)

    NUEVA YORK — Unas encantadoras vacaciones en el Caribe, se convirtieron en una pesadilla para una pareja de Nueva York, ya que los enamorados han estado desaparecidos por casi dos semanas.

    Orlando Moore y su novia, Portia Ravenelle, partieron desde el Aeropuerto Internacional de Newark Liberty, el 23 de marzo para disfrutar de una pequeña escapada a República Dominicana, pero aún no han regresado a casa. Se supone que la pareja debió regresar a su residencia de Mount Vernon el 27 de marzo.

    Después de trece días sin saber de ellos, los familiares de Moore y Ravenelle se comenzaron a preocupar y observaron que el vehículo de la pareja aún seguía en el estacionamiento del aeropuerto.

    Lashay Turner, la hermana de Moore, dijo a nuestra cadena hermana NBC 4 New York que la familia ha contactado a la policía.

    Según las autoridades, los enamorados hicieron el proceso de salida en un hotel en el pueblo de Samaná, pero lo que sucedió a partir de ese momento aún sigue siendo un gran misterio.

    No existen registros de que la pareja haya regresado a Estados Unidos, añadieron las autoridades.

    De acuerdo con Turner, su hermano y su novia habían alquilado un vehículo en República Dominicana, pero tampoco se han reportado señales del automóvil.  

    Una imagen de la pareja durante sus vacaciones en Quisqueya, los muestra montando caballo y se cree que es la última foto de los desaparecidos.

    "Hemos estado llamando a República Dominicana y nos dijeron que ellos nunca abordaron su vuelo", exclamó Turner. "También hablamos con alguien de Aduanas de Estados Unidos y ellos confirmaron la misma información”.

    Las autoridades no están especulando sobre lo que le pudo haber pasado a la pareja durante sus cortas vacaciones, pero sus familiares están cada vez más desesperados y preocupados.

    "Cuando suceden estas cosas, siempre piensas en lo peor, pero esperamos lo mejor", dijo Edith Walters, la abuela de Moore.