“Niño millonario” vive en pobreza extrema

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Herencia millonaria que no se puede cobrar

    Un niño de 10 años fue abjudicado con más de 240 millones de dólares, pero no puede disponer del dinero y se encuentra en la más dura pobreza.

    (Publicado jueves 22 de febrero de 2018)

    NUEVA YORK – El millonario Louis Pierre Roger Guigou Figueroa, de 10 años, pareciera ser el personaje de una película de ensueño, pero su realidad es devastadora en su natal República Dominicana.

    El pequeño, hijo de un francés, heredó hace cuatro años más de $200 millones de euros (246 millones de dólares), una fortuna a la que no tiene acceso debido a que es menor de edad.

    El niño vive con su abuela Ysmauris Mercedes Reyes, quien ha presentado dos demandas contra Mariano Germán Mejía, presidente de la Suprema Corte de Justicia.

    Reyes, por medio de su abogado Carlos de la Rosa, ha solicitado un juicio disciplinario contra Mejía por presuntamente conspirar para retener la fortuna del llamado “niño rico”. La otra querella legal pide que Germán Mejía sea procesado penalmente por el caso.

    Según nuestra cadena aliada Telenoticias, los padres del menor murieron, dejándole una cuantiosa herencia que está distribuida entre Francia, la isla de San Martín y la República Dominicana.

    Actualmente los bienes son administrados un grupo de abogados, mientras que el niño y su familia viven en la pobreza extrema en una villa en Casa de Campo, La Romana.

    Los padres del niño murieron en 2013. El francés Pier Ligow, un acaudalado empresario, falleció de un infarto, y la madre de Louis, Wendy Figueroa, falleció de una enfermedad pulmonar.

    El caso del “niño rico” se ha estancado en el tribunal de Niños, Niñas y Adolescente de La Romana, según la abuela del menor.

    Mercedes Reyes dice que no cuenta con el dinero para alimentar al niño o enviarlo a la escuela. La familia vive en una mansión deteriorada sin energía eléctrica, debido a que no pueden costear el servicio.

    Reyes asegura que enfrenta varias deudas y que los funcionarios dominicanos han interferido en el proceso, debido a sus propios intereses económicos. Mientras tanto el “niño rico” vive enfermo, con una alergia severa, desnutrido y sin poder salir de La Romana, porque se teme que sea raptado por el crimen organizado.