Informe revela desigualdad de pago entre mujeres latinas

Un informe reveló las discrepancias de ingresos que enfrentan las latinas en la ciudad de Nueva York en contraste con mujeres de otras comunidades.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    4 formas en la que la prohibición de preguntas sobre salario pueden afectarte

    La idea detrás de la iniciativa es eliminar la brecha salarial entre hombres y mujeres. (Publicado viernes 10 de noviembre de 2017)

    NUEVA YORK — Un sinnúmero de reportes a lo largo de los años han mostrado la brecha salarial, racial y de género que aflige a muchas comunidades.

    Sin embargo, un informe reciente se centra en la disparidad de ingresos que enfrentan las latinas en la ciudad de Nueva York y encontró que este grupo sufre la mayor brecha salarial, racial y de género.

    En octubre de 2018, el contralor de la ciudad de Nueva York, Scott Stringer, hizo un llamado para resolver el problema salarial que enfrentan las latinas en la área tras publicar su nuevo informe, "Inside the Gender Wage Gap, Part II", el cual revela que las latinas, a pesar de sus vastas contribuciones a la ciudad, tienen la mayor brecha salarial y racial entre las mujeres de la ciudad. 

    ¿Qué tan significativas son las diferencias?

    El nuevo análisis encuentra que las latinas deben trabajar más de dos años para obtener ingresos similares a los que obtienen los hombres blancos en un solo año.

    Según la oficina de Stringer, a lo largo de una carrera de 40 años, las trabajadoras latinas empleadas a tiempo completo en la ciudad de Nueva York perdería en promedio de $1.5 millones en ganancias debido a la brecha salarial de género.

    Esto significa que una mujer latina en la Gran Manzana tendría que trabajar 42 años adicionales para obtener las mismas ganancias que el hombre blanco empleado a tiempo completo.

    En 2016, las latinas que trabajaron a tiempo completo en la ciudad ganaron 49 centavos por cada dólar pagado a hombres blancos, o un promedio de $38,000 menos, lo que las convierten en la mayor brecha salarial entre las mujeres de color, según el estudio.

    Más de la mitad, un total de 53.4%, de las latinas en la ciudad que ganan menos de $25,000 y también ven la brecha salarial más grande que latinas en cualquier otro lugar del estado e incluso del país.

    Sin embargo, si se cerrara la desigualdad de salario, según el análisis de Stringer, las más de 300,000 latinas que trabajan tiempo completo durante todo el año en la ciudad de Nueva York habrían contribuido aproximadamente $11.8 mil millones más a la economía local.

    Además, el informe encontró que las latinas representan más hogares encabezados por mujeres con hijos en la ciudad que cualquier otro grupo de mujeres en la Gran Manzana.

    Las latinas también son la principal fuente de ingresos de hogares con múltiples generaciones.

    Además suman una de cada tres mujeres empleadas en ocupaciones de servicios con los salarios más bajos. 

    Las latinas representan más de una décima parte, o el 12.6% de la fuerza laboral de la ciudad, pero están subrepresentadas en ocupaciones con salarios altos, mientras ocupan uno de cada cinco, o 20.3%, de los empleos en la industria de servicios con salarios más bajos.

    La brecha salarial tiene un impacto profundo y podría ser una razón de por qué tres de cada diez, o el 29.5%, de las latinas viven en la pobreza en la ciudad de Nueva York, según el informe. Esta tasa marca el porcentaje más alto de todos los grupos y es tres veces la tasa de pobreza entre los hombres blancos.

    El análisis dice que “más de 55 años después de la aprobación de la primera ley laboral federal que reconoce los daños de la discriminación salarial en las mujeres, las disparidades salariales claramente persisten".

    "Pero los datos sobre las ganancias solo capturan parte de la historia de la desigualdad económica para las latinas. De hecho, las latinas también tienen una de las tasas de desempleo más altas de todos los grupos y, a pesar de los aumentos generales en el logro educativo, enfrentan barreras para acceder a la educación superior necesaria para ingresar a muchos campos con mejores salarios”, establece el informe. 

    Para hacer frente a las desigualdades, Stringer dice hay que garantizar el acceso a salarios familiares, ampliar y crear el acceso equitativo al cuidado infantil asequible y a las vacaciones pagadas, invertir en programas para aumentar la equidad educativa y laboral y, además, fortalecer la aplicación de las leyes y prácticas contra la discriminación.

    Para ver el informe completo, haz clic aquí.