'Heroismo silencioso': Socorrista de 9/11 recibe honor póstumo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Homenaje a héroe del 9-11, Luis Álvarez

    El exdetective neoyorquino que laboró por varios meses en el WTC murió el fin de semana.

    (Publicado miércoles 3 de julio de 2019)

    NUEVA YORK — Un exdetective de Nueva York que pasó sus últimos días suplicandole al Congreso que extendiera los beneficios para los socorristas del 11 de septiembre fue honrado el martes, ya que la familia del Luis "Lou" Álvarez recibió la llave de la ciudad en su nombre.

    El alcalde Bill de Blasio presentó la llave a la familia Álvarez en el Ayuntamiento el martes por la tarde.

    Muere Luis Álvarez, héroe del 9-11

    Muere Luis Álvarez, héroe del 9-11

    Un día después de su intervención, su hígado colapsó y los médicos le indicaron que no había más nada que hacer para tratar el cáncer que contrajo 16 años después de haber salvado a todas las personas que pudo, en medio de los escombros y destrucción del peor atentado terrorista en la historia de Estados Unidos.

    (Publicado sábado 29 de junio de 2019)

    "Para toda la familia, compartiste a Lou con esta ciudad", dijo de Blasio. "Lo compartiste de una manera que nunca olvidaremos. Hizo de este un lugar mejor".

    De Blasio continuó diciendo que Álvarez "merece este honor", y le dijo a su familia que "no podemos pagarle por todo lo que hizo, pero podemos honrarlo de una manera en la que pocas personas han sido honradas en la historia de esta ciudad porque él pertenece a ese panteón".

    Fue a finales de junio cuando Álvarez falleció a la edad de 53 años en Rockville Center después de una batalla de tres años contra el cáncer. Atribuyó su enfermedad a los tres meses que pasó en la zona cero después de los ataques terroristas.

    Álvarez es mejor conocido por pasar años presionando para obtener ayuda federal para los primeros socorristas que se enfermaron después de trabajar en la zona cero.

    Recibió una ovación tras su inquietante testimonio junto al comediante Jon Stewart ante un subcomité de la Cámara el 11 de junio en el que pidieron al Congreso que renovaran el Fondo de Compensación para las Víctimas del 11 de septiembre para garantizar beneficios de salud continuos para los socorristas.

    Álvarez reveló en su testimonio que estaba programado para someterse a su 69a ronda de quimioterapia desde que le diagnosticaron cáncer colorrectal en 2016 que se extendió a su hígado. Él cree que su enfermedad proviene de su trabajo en la zona cero.

    "Me hiciste venir aquí el día antes de mi 69ª ronda de quimioterapia, y me aseguraré de que nunca te olvides de cuidar a los que respondieron el 11 de septiembre", dijo ante el comité.

    Luego anunció la trágica noticia en su página de Facebook días después de que "no hay nada más que los médicos puedan hacer para combatir el cáncer", por lo que suspendió su tratamiento y entró en la atención de hospicio.

    La enfermedad de Álvarez es uno de los miles de casos de cáncer relacionados con las secuelas del 11 de septiembre, ya que los socorristas respiraron polvo que contenía cemento, asbesto, plomo, fibras de vidrio, dioxinas y otros productos químicos después del colapso del World Trade Center.

    La muerte de Álvarez se produjo pocos días antes de que se firmara la Ley de Compensación de Víctimas del 11 de septiembre.

    Stewart, quien también estuvo presente en el honor póstumo otorgado a Álvarez, dijo que a pesar de su enfermedad y problemas de salud, Álvarez era el “hombre de hierro”.

    "Su fuerza fue tan inspiradora que nos dio a todos un sentimiento de resistencia", dijo.

    Stewart recordó su tiempo luchando en nombre de todos los socorristas diciendo que "era tan callado que cuando eligió hablar frente al Congreso eso fue lo que ayudó a hacer esas palabras resonar tan fuerte".

    "Lou Álvarez representó el silencioso heroísmo de actuar con compasión", dijo.