Dominicana acusada de estrangular a niño de 8 años

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Dominicana acusada de estrangular a niño de 8 años

    Ana Julia Quezada es pareja del padre del niño, quien había sido reportado como desaparecido.

    (Publicado lunes 12 de marzo de 2018)

    NUEVA YORK – El pequeño Gabriel Cruz, de 8 años, había desaparecido hace 12 días en la localidad española de Níjar, un caso que conmocionó a toda Europa. La pareja del padre, la dominicana Ana Julia Quezada, de 43 años, clamó con dolor en redes sociales y conferencias de prensa el regreso de “pescaíto”, como el niño era llamado cariñosamente.

    La mujer se ganó el cariño del público; sin embargo, la desaparición y asesinato del pequeño dio un giro drástico cuando Quezada fue sorprendida por la Guardia Civil española con el cadáver del menor en el maletero de su vehículo.

    Quezada fue interceptada con el cuerpo de su hijastro en localidad de La Puebla de Vícar, a más de 26 millas de Níjar.

    Según las autoridades, la sospechosa sacó el cadáver de un pozo por temor a que lo encontraran, sin sospechar que los agentes la habían seguido y observado durante todo el trayecto.

    Durante la misteriosa desaparición del pequeño Gabriel, las autoridades españolas solo tenían como evidencia una camiseta que presuntamente vestía el menor el día de su desaparición.

    Quezada declaró a la policía local que había encontrado la prenda en un paraje conocido como el Barranco de las Águilas, cuatro días después de que el niño desapareciera sin dejar rastro.

    Un ejército de rescatistas, agentes y voluntarios peinaron la zona con perros rastreadores y helicópteros, pero la desesperada búsqueda no condujo a ninguna otra pista.

    El supuesto hallazgo de Quezada, lejos de alentar la esperanza despertó sospechas, debido a que el área ya había sido inspeccionada minuciosamente. Fue entonces cuando las autoridades interrogaron a la mujer, además de mantenerla bajo vigilancia extrema.

    Gabriel fue visto por última vez el 27 de febrero tras dejar la casa de su abuela paterna para dirigirse a la casa de sus primos, un trayecto de poco más de media milla. Inicialmente las autoridades españolas habían detenido a la expareja de Patricia Ramírez, la madre del niño, pero más tarde fue liberado.

    El hombre era el principal sospechoso por violar por tercera vez una orden de alejamiento presentada por Ramírez.

    La autopsia del cuerpo de Gabriel Cruz ha relevado que el pequeño murío a causa de un estrangulamiento el mismo día en el que desapareció, según autoridades.

    Ahora la policía investiga la muerte de la hija de cuatro años de Quezada, ocurrida en 1994. La menor cayó a su muerte desde una venta y la policía clasificó el caso como un accidente, aunque el caso de Gabriel ha despertado nuevas dudas.